La presidenta de Brasil, Dilma Roussseff, se reunió con el abogado general del Estado, José Eduardo Cardozo, para ultimar los argumentos de defensa que la mandataria presentará en la comisión especial del Senado que analizará la apertura de un juicio político en su contra.Rousseff, quien durante dos días participó en Nueva York para el acto de firma del Acuerdo de París sobre el cambio climático, anticipó su viaje de retorno el sábado con el propósito de preparar la defensa en un nuevo capítulo de su eventual juicio destituyente.

En la tarde del viernes los partidos que conforman el Senado brasileño anunciaron los nombres de los 21 miembros que integrarán a partir de hoy la comisión que analizará los documentos que respaldan el proceso, aprobado hace una semana por la Cámara de Diputados.

La distribución para la conformación de la comisión fue por bloques partidarios, en losque el oficialismo consiguió cuatro escaños, y de los otros segmentos restantes sólo una senadora se ha expresado en contra del posible juicio.

El escenario político Figuras representativas en la cámara alta que forman parte de la comisión, como el senador y exfutbolista Romario,del Partido Socialista Brasileño(PSB), han expresado su posición favorable al juicio político.

El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB),mayoría en la cámara alta y que el mes pasado dejó la base de apoyo al Gobierno, tuvo derecho a cinco asientos en la comisión, de los cuales el senador Rai mundo Lira, candidato a presidirla, es el único indeciso.

El presidente del Senado, Renán Calheiros, y el vicepresidente de la República, Michel Temer, forman parte del PMDB; al igual que el jefe de diputados, Eduardo Cun ha, quien comandó la sesión del domingo en la que el plenario aprobó la apertura del juicio con 367 votos a favor, 137 en contra, siete abstenciones y dos ausencias.

El bloque de la oposición,integrado por los partidos de  propuso como relator de la comisión al senador Antonio Anastasía, ex gobernador del estado de Minas Gerais.

Entre titulares y suplentes de la comisión, de los 42 miembros 27 se declararon favorables a la apertura del juicio, 10 son contrarios, uno está indeciso y tres no han expresado su preferencia hasta el momento, de acuerdo con un sondeo del diario O Estado de Sao Paulo.

No obstante, antes de ser instalada el lunes la comisión,los nombres propuestos por los partidos deberán recibir la aprobación del plenario.

La comisión analizará los documentos entregados por la cámara baja, donde se necesitaba el respaldo de dos tercios de los 513 legisladores, y el plenario del Senado dará la última palabra para dar vía libre al juicio por mayoría simple (41votos).