Aunque ya Francia ha advertido que no los entregará, la Corte de Apelación del Distrito Nacional ratificó ayer la sentencia de 20 años de cárcel por narcotráfico contra los dos pilotos franceses que huyeron del país en octubre pasado, por considerar que su ausencia deja sin efecto el recurso que habían presentado.

“Se declara del desistimiento de la acción recursiva”, leyó el juez Eduardo Sánchez Ortiz, presidente de la Primera Sala Penal de la Corte, que celebró ayer la primera audiencia del caso.

El fallo satisfizo la petición del Ministerio Público, que alegó que, al no presentarse al tribunal, se debía entender como un desistimiento del recurso de apelación.

Bruno Odos y Pascal Jean Fauret fueron condenados a 20 años de cárcel el 14 de agosto de 2015, junto a otros dos franceses y cuatro dominicanos, por el cargamento de 700 kilos de cocaína que fueron incautados en 2013 en un avión Falcon 50, en el que pretendían volar desde el Aeropuerto de Punta Cana hacia Saint Tropez, Francia.

Tras la decisión en primera instancia, recurrieron en apelación, pero el 28 de octubre burlaron el impedimento que pesaba sobre ellos y abandonaron República Dominicana en una lancha rápida que los llevó a territorio francés en El Caribe y de ahí volaron a su país, que ha apelado a una política de no extraditar a sus nacionales.

La fiscal Carmen Alardo solicitó ayer “el desistimiento de la acción recursiva de los justiciados por no haber comparecido a la presentación de su recurso, sin haber presentado ninguna excusa ni cambio de domicilio oportunamente”.

Los otros dos

Al juicio se presentó Nicolás Pisapia, quien figura en el expediente como el único pasajero de la nave, pero la ausencia de su intérprete contribuyó al retraso de la audiencia, que terminó aplazándose para el 14 de marzo próximo.

En cambio, Alain Castany, el otro francés registrado como tripulante del avión, no acudió a la audiencia, debido a las fracturas que sufrió en las dos piernas cuando lo atropelló un motor en el Malecón de Santo Domingo.

Esa situación “no le permite mantenerse sentado y mucho menos de pie en apoyo”, por lo que “no le es posible presentarse a la sala de audiencia”, alegó a los jueces su abogada, Luz Díaz.
Según un certificado médico leído por la jurista, “su pierna izquierda tiene una fractura compuesta abierta” y “su pierna derecha fractura plurifragmentada de la tibia y el peroné”, con “alto grado de necrosis del pie izquierdo”.

Por tanto, la corte decidió separarlo del expediente para llevarle un proceso particular, cuando esté en condiciones de acudir a la corte.

Además, el dominicano Luis Daniel Pérez Martínez, otro de los condenados, acudió sin abogado, una de las causas que obligaron a los jueces a suspender la audiencia y fijar la próxima para el 14 de marzo.