Un tribunal federal de apelaciones de Nueva York emitió hoy un fallo que perjudica los intereses de los fondos especulativos que llevan años litigando contra Argentina en Estados Unidos.

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York falló hoy en contra de obligar a Bank of New York Mellon (BoNY) a entregar a los fondos litigantes los 539 millones de dólares depositados en 2014 por Argentina para pagar a bonistas reestructurados.

La decisión de hoy, firmada por un panel de tres jueces presidido por Robert Katzmann, supone una importante victoria para Argentina en el litigio que mantiene desde hace años con los llamados "fondos buitres", liderados por NML Capital.

El banco mantiene esos fondos congelados desde finales de junio de 2014 por orden del juez, Thomas Griesa, quien consideró entonces que el pago a los bonistas que sí aceptaron los canjes de deuda de 2005 y 2010 era "ilegal" y suponía un desacato a su tribunal.

Según el magistrado, Argentina debía pagar antes o, como mucho, de manera simultánea (según la cláusula "pari passu") a los fondos litigantes, que cuentan con una sentencia favorable que obliga a Argentina a pagarles unos 1.300 millones de dólares más intereses.

Con esos 539 millones de dólares congelados en el BoNY, el 30 de junio de 2014 venció uno de los pagos acordados por Argentina a los bonistas restructurados y un mes más tarde, después de un periodo de gracia de 30 días, el país entró en ceso de pagos selectivo.

El monto total de la deuda actual a pagar asciende a unos 20.000 millones de dólares, según los cálculos del Gobierno argentino, que insiste en que solo pagará a los fondos demandantes en condiciones equitativas respecto al resto de acreedores.

Los litigantes representan poco más del 1 % de los acreedores de deuda externa argentina y mantienen bloqueados los pagos depositados por el Gobierno para cumplir con el 92,4 % los bonistas que sí aceptaron las reestructuraciones de 2005 y 2010.