En agosto de 2015 la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados sometió un proyecto de ley que busca modificar la disposición 241-67 y resolver, de una vez y por todas, el caos vial que se genera todos los días en las calles dominicanas. Fue aprobado a unanimidad y enviado a revisión en diciembre, pero las elecciones nacionales lo frenaron.

El diputado Tobías Crespo, presidente de esa comisión, afirmó que el problema del transporte solo se solucionará cuando se apruebe la “Ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial” que prevé la unificación de, por lo menos, ocho entidades que “regulan” el flujo vehicular en el país.

“No tenemos un marco jurídico que nos permita agarrar el toro por los cuernos. La ley vigente cumplirá 50 años en un par de meses y sin un marco legal que nos permita resolver el problema, seguiremos haciendo parches”, apuntó.

Esa propuesta de ley cuenta con 362 artículos destinados exclusivamente a la regulación del tránsito y la seguridad vial, en los que se contempla la creación de un Instituto Nacional de Tránsito Terrestre y la Dirección de Seguridad, Tránsito y Transporte. Además, transformar la Autoridad Metropolitana del Transporte en una organización definida y regulada.

“La legislatura arrancó el 27 de febrero, pero estamos en elecciones y el Congreso combina su agenda con la de la campaña”. La mayoría de legisladores pretende reelegirse, incluyendo a Crespo. Prosigue: “Estamos buscando un consenso para que la ley vaya sin ninguna adversidad y sea aprobada por ambas cámaras”.

Adelantó que ya el presidente Danilo Medina sostuvo una reunión con Cristina Lizardo, presidenta del Senado, y Abel Martínez, presidente de la Cámara de Diputados, con quienes analizó los ocho puntos para mejorar la seguridad ciudadana y estableció que solucionar el tránsito era la segunda variable en términos de prioridad.

Sobre la congestión en horas pico, el legislador consideró que el problema no es que cada año entren vehículos nuevos al país, sino que los viejos y obsoletos siguen circulando y eso conlleva a que los accidentes se multipliquen. Se supone que para renovar el permiso de tránsito fiscalizan los vehículos, pero el “macuteo” impide colar la basura.

Crespo, en este tenor, propone la creación de un “Observatorio Permanente de Seguridad Vial” que se encargaría de estudiar las variables relacionadas con el tránsito y proponer medidas que mejoren constantemente el libre tránsito, sobre todo porque el Ejecutivo determinó que determinar las fallas técnicas en los accidentes es una prioridad. República Dominicana es líder mundial con 29.3 fallecidos de cada 100,000 habitantes por accidentes de tránsito. “No es posible que cada ciudadano busque una solución particular a un tema que es general y estatal. ¿Por qué pasa eso? Porque el transporte público no funciona, es un caos”.

Soluciones puntuales:
•    Un pacto nacional por el transporte y la seguridad vial.
•    Un transporte colectivo de autobuses y metros que permita movilizar los pasajeros de forma ordenada, económica y rápida.
•    Voluntad política para que puedan aprobarse las normas.
•    Recursos que permitan mantener las obras viales.
•    Establecer como asignatura escolar la Educación Vial.
•    Uso de la tecnología en los semáforos y señalizaciones.
•    Capacitación del personal de tránsito.
•    Ampliación de las vías.
•    Un régimen de consecuencias para quienes violen las normas establecidas.