El masivo ciberataque del viernes que afectó a algunas de las principales páginas de internet como Twitter o Spotify ha vuelto a elevar las alarmas sobre la vulnerabilidad de los sistemas informáticos en EE.UU.

El gobierno estadounidense ha abierto una investigación como “actividad maliciosa” por los ataques de denegación de servicio (DDoS) registrados contra los servidores usados por populares empresas como Twitter, Spotify, Tumblr o The New York Times, que se centraron en las compañías de tráfico de la web como Dyn y Amazon Web Services.

Estos ataques se produjeron de manera intermitente a lo largo del viernes, y comenzaron en la costa este de EE.UU., antes de propagarse a otras parte del país y Europa, y provocaron la caída de estos sitios.