Los premios Nobel de Economía, Paul Krugman, Joseph Stiglitz y Christopher Pissarides emitieron sus opiniones sobre el conflicto económico entre Grecia y la Unión Europea, el cual podría llegar a la expulsión de los helenos de la eurozona. 

Los estadounidenses Paul Krugman, laureado en el año 2008, y Joseph Stiglitz, reconocido en 2001, criticaron las condiciones impuestas a Grecia y afirmaron que no se debe someter a la sociedad griega a más medidas de austeridad.

Krugman afirmó que de aceptar más medidas de austeridad. “Atenas podría acercarse a un ‘callejón sin salida’ y dar por perdida su independencia frente a los europeos”, publicó el periódico estadounidense "The New York Times".

Expresó que en el referéndum del próximo 5 de julio, los griegos deberían decir no a la propuesta de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), quienes exigen más recortes al gasto público para otorgar ayuda financiera.

Señaló que el plan que han puesto sobre la mesa los acreedores "parece inaceptable", al considerar que las soluciones macroeconómicas impuestas en el pasado han dejado a Grecia peor que nunca, debido a que es inviable de aplicar “arreglos” a un país cuya moneda no puede devaluarse.

Sentenció que las medidas de austeridad impuestas por los acreedores, y que posiblemente se endurecerían, no han dado un cambio significativo en cinco años. 

Enfatizó que si Grecia se somete a un arreglo como el que propone Europa, se enfrentará a otros ciclos de austeridad y “una depresión sin ninguna pista de tener término”.

Condiciones indignantes: Stiglitz

Por su parte, Joseph Stiglitz afirmó que las condiciones que quieren imponer el resto de Europa y Alemania contra Grecia son indignantes.

Para mí es obvio que la austeridad ha fracasado. El pueblo griego fue el primer en decir: ‘Nos negamos a renunciar a nuestra democracia y aceptar esta tortura de Alemania. Pero con suerte, otros países, como España y Portugal, dirán lo mismo”, dijo en entrevista con la BBC.

Expresó que el caso de Argentina, en 2001, muestra que hay vida después de una reestructuración de deuda y después de dejar un sistema cambiario. “El euro fue sólo parcialmente exitoso por ocho años. Fue un experimento corto, en mi opinión, fracasado, a menos que cambien dramáticamente lo que están haciendo”.

Aunque afirmó que parte de la culpa la tiene Grecia por sus finanzas, la troika vino a descomponer con creces al país. “Espero que esta crisis ayude a cambiar la manera como el mundo enfrenta las crisis de deuda soberana de los países”.

Sí al referéndum: Christopher Pissarides

En el extremo contrario, el economista originario de Chipre y galardonado en 2010, Christopher Pissarides, exhortó a los ciudadanos a votar por el "sí" en el referéndum del próximo domingo. 

"Yo votaría que sí y me gustaría invitar a los griegos a hacerlo. Porque un 'no' sería un callejón sin salida que conduciría a la salida del euro. En ese caso, no veo cómo pueden tener la esperanza de tener la liquidez suficiente del Banco Central Europeo para poner en marcha su sistema bancario y hacer que la economía se recupere", comentó en entrevista con la cadena alemana "DW".