La violencia política desatada en el norte y otras poblaciones de Haití, tras la suspensión en dos ocasiones de las elecciones presidenciales, no afectó hoy el mercado bilateral que se celebra los lunes y viernes en la fronteriza ciudad dominicana de Dajabón.

Este vienes cientos de haitianos cruzaron a la feria común y se abastecieron de diversos productos, la mayoría alimentarios, los cuales llevaron sin mayores contratiempos a su país, según confirmaron a Efe comerciantes de ambas naciones.

"Estamos asustados porque en Haití hay muchas protestas; tomé dinero prestado para comprar una proporción más elevada de productos, porque hay escasez y la demanda ha aumentado", declaró a Efe la comerciante haitiana Christiany Moningó Montolío del Departamento de Fort Liberté.

Varios haitianos dijeron que anoche y la mañana de hoy se registraron protestas en Trou Du Nort, Milot, la entrada de Fort Liberté y otras poblaciones del norte y noreste de Haití, pero que la Policía Nacional de ese país actuó con rapidez, dispersó a los manifestantes y logró establecer el tránsito por las vías obstruidas.

El presidente de la Federación de Comerciantes del Mercado de Dajabón, Freddy Morillo, declaró a periodistas locales, que debido a la situación imperante en Haití, muchos ciudadanos de ese país buscan abastecerse en la feria de los bienes esenciales y que su país escasean.

Efe observó que al igual que otros días en los que se celebra el mercado fronterizo, oficiales aduaneros y agentes de la Policía y de Migración de Haití, apostados en su portón fronterizo, no despojaron a los haitianos de los artículos que compraron en la feria bilateral.

Los haitianos compraron bananos, pastas, arenque, sardina, vegetales, condimentos, bloques de hielo, agua embotellada, harina, panes, enlatados, víveres, plásticos, papel sanitario, embutidos, huevos y pollos, aunque estos tres productos mayormente los cruzaron por el río Masacre que separa a la República Dominicana de Haití por el norte.

En cambio, los haitianos ofertaron a los dominicanos ropas y calzados usados, utensilios de cocina, juguetería, brebajes y "hojas medicinales", rones, detergentes, pastas dentales, gandules, nueces y otros productos.