Este miércoles 13 de abril, la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, encabezó un acto fuera de los tribunales de Comodoro Py en Buenos Aires, donde fue citada por el juez Claudio Bonadio quien la investiga en una causa por lavado de dinero.

"Gracias por este regalo que me dan de bienvenida", fueron las primeras palabras de la exjefa de Estado ante la multitud de seguidores que se congregaron en las inmediaciones de la sede judicial.

"Me pueden citar veinte veces. Me pueden meter presa, pero no van a hacer que deje de decir lo que pienso", declaró Fernández ante miles de seguidores kirchneristas.

La viuda del presidente Néstor Kirchner mencionó algunos fragmentos del escrito que momentos antes había entregado a la autoridad. También acusó al actual Gobierno del presidente Mauricio Macri y a la Justicia de actuar en su contra.

“Es imposible que haya tantos atropellos sin la complicidad del poder judicial", consideró sobre su citación y su reciente imputación. "Si pudieran prohibir la letra K del abecedario, lo harían", dijo, mientras los militantes vociferaron contra el presidente Macri.

En su discurso, cuestionó los despidos en la administración pública, los aumentos en los costos en los servicios públicos y por supuesto no dejó pasar el escándalo de los Panama Papers: "Los que estaban buscando la ruta de dinero K se encontraron con la ruta de dinero M".

Le pidió al Presidente "que respete al 51 por ciento que lo votó". "Hay un gobierno que no cuida a los argentinos", acusó.

Por último instó a los argentinos a reclamar por los derechos que “les han arrebatado”.

De acuerdo a la televisora argentina “TN”, antes de su discurso, Cristina Fernández lloró y contempló en silencio a sus seguidores durante más de tres minutos.

Momentos antes Cristina Fernández presentó un escrito al juez Bonadio a cargo de la investigación, mismo que hizo publicó mediante su cuenta oficial de Facebook.