El Departamento de Justicia de Estados Unidos, que logró que la empresa brasileña Embraer admitiera que pagó soborno para que República Dominicana le comprara ocho aviones Súper Tucanos en 2008, documentó paso por paso toda la operación orquestada por los representantes del fabricante y los funcionarios dominicanos que se corrompieron. Esta es la cronología textual del organismo estadounidense, que se inicia en el punto 14, porque el informe incluye componendas similares en otros países:

14. “Desde o alrededor de agosto de 2008 hasta al menos en o alrededor de octubre de 2010, Embraer, a través de sus empleados y agentes, acordaron pagar e hicieron pagar a un funcionario dominicano aproximadamente US$3.52 millones para obtener un contrato de defensa por valor de aproximadamente US$ 96.4 millones.

15. Comenzando en o alrededor de junio de 2007, Embraer inició esfuerzos para vender los aviones Super Tucano, un avión militar accionado por turbinas que se utiliza típicamente para las misiones para luchar contra el tráfico de drogas, misiones contra insurgencia y en la formación (de pilotos) a la Fuerza Aérea Dominicana (FAD). No hubo oferta pública o licitación para esta venta. Más bien, Embraer desarrolló y negoció la venta directamente con representantes de la FAD y el funcionario dominicano fue el principal punto de contacto con Embraer en la FAD.

16. A mediados de 2008, muchos de los términos de la venta se habían negociado, pero el Senado de República Dominicana (“El Senado”) todavía no había aprobado la financiación de la oferta o el contrato de compra, medidas que eran necesarias para la finalización de la venta. (Caso A-4 EMBRAER 0: 16-cr-60294-JIC Documento 2 Entrado en el FLSD Expediente 10/24/2016 Página 25 de 59). Empleados y el funcionario dominicano comenzaron a discutir cómo podrían influir en el Senado de la República para proporcionar las aprobaciones necesarias.

17. En o alrededor del 25 de agosto de 2008 un ejecutivo de Embraer informó al Ejecutivo A de Embraer por correo electrónico que el funcionario dominicano hablaría con un senador dominicano acerca de la compensación para el senador, pero que el funcionario dominicano oficial quería hablar con Ejecutivo A de Embraer antes de tener esa conversación. El Ejecutivo A de Embraer informó a los demás ejecutivos de Embraer que el Ejecutivo A de Embraer y el funcionario dominicano ya habían hablado”.

Pusieron precio al cabildeo

“18. En o alrededor del 1 de septiembre de 2008, el Ejecutivo A de Embraer acordó pagar al funcionario dominicano 3.7 % del valor del contrato (que al final llegó a aproximadamente US$3.52 millones) si se completaba la venta. Ese mismo día, el Ejecutivo A de Embraer envió por correo electrónico a otro ejecutivo de Embraer diciendo que la reunión del Senado Dominicano para aprobar la financiación de la transacción pronto se llevaría a cabo y que ellos querían tener el documento del acuerdo firmado antes de la reunión”.’

19. En o alrededor de principios de septiembre de 2008, el funcionario dominicano y el Ejecutivo A de Embraer acordaron que el pago al que se hace referencia en el párrafo 18 se pagaría a tres entidades dominicanas separadas: una recibiría US$2.5 millones, una segunda recibiría US$920,000 y una tercera recibiría US$100,000”.

Lograron el objetivo

“20. En o alrededor de agosto de 2008, funcionarios dominicanos promovieron el contrato Super Tucano ante el Comité de Finanzas del Senado y presentaron los términos del acuerdo al Senado Dominicano. Al mes siguiente o alrededor del 16 de septiembre de 2008, el Senado Dominicano aprobó la financiación para el negocio.

21. En o alrededor del 24 de diciembre de 2008, el Senado de República Dominicana aprobó el contrato de venta y financiero para los ocho Super Tucano, al acordar la compra de aviones (Caso A-5 Caso 0: 16-cr-60294 JIC-Documento 2 Entró en FLSD Expediente 24/10/2016 Página 26 de 59), por aproximadamente US$96.4 millones. Poco antes de que lo hiciera, el Secretario de la FAD envió una carta a Embraer en la que se autoriza al funcionario dominicano a firmar, en nombre de República Dominicana, facturas y certificados exigidos por el contrato de venta.

22. En o alrededor del 9 de enero de 2009, Embraer anunció públicamente la venta de ocho aviones Super Tucano a República Dominicana.
23. Empezando por lo menos cuando Embraer anunció públicamente la venta, el funcionario dominicano contactó muchas veces con Embraer para solicitar los pagos que habían sido prometidos. Por ejemplo, en o alrededor del 16 de marzo de 2009, el funcionario dominicano envió por correo electrónico a un empleado Embraer exigiendo que Embraer empezara a hacer lo acordado y destacando que “partes interesadas y comprometidas’ estaban ejerciendo presión”.

Cobraron la coima

“24. Sobre la base de estas solicitudes repetidas, en o alrededor del 24 de abril de 2009 Embraer RL transfirió US$100,000 a una de las empresas fantasma que se hace referencia en el párrafo 19 de la cuenta bancaria de Embraeer RL en Nueva York a una cuenta bancaria en República Dominicana.

25. Tras el pago US$100,000 que se hace referencia en el párrafo 24, el funcionario dominicano persistió con sus esfuerzos para colectar los pagos prometidos, y un ejecutivo en el Departamento Legal de Embraer proporcionó a altos directivos de Embraer orientación sobre cómo hacer esos pagos de manera que permitiera ocultar su verdadero propósito.

26. Por ejemplo, en o alrededor del 30 de septiembre de 2009 un empleado de Embraer envió un correo electrónico a un ejecutivo Embraer detallando cómo un ejecutivo en el departamento legal de Embraer había aconsejado el uso de tercer agente, (“Agente A”)’, que previamente había proporcionado servicios de agencia de Embraer, para remitir los dos pagos restantes al funcionario dominicano en lugar de pagar directamente a las empresas fantasma que había identificado el funcionario dominicana.

27. En o alrededor del 16 octubre de 2009, un ejecutivo de Embraer envió por correo electrónico al mismo ejecutivo en el departamento legal de Embraer pidiendo orientación adicional sobre cómo proceder, añadiendo que Embraer temía la presión en cualquier momento de a “Et four stars”, que era una referencia a los funcionarios del gobierno dominicano.

28. En o alrededor del 5 de noviembre 2009, el Ejecutivo A de Embraer envió por correo electrónico al Agente A un mensaje que decía que el funcionario dominicano sería el punto de contacto en República Dominicana del Agente A, que el funcionario dominicano era un “un coronel de la FAD pero el compañero de clase de generales de 4 estrellas”, que el funcionario dominicano había proporcionado un número de teléfono “seguro” para usarlo, y que el funcionario dominicano había sido designado como el intermediario entre Embraer  y los grupos “involucrados en el otro lado”.

29. En o en torno al 16 de noviembre de 2009, el funcionario dominicano envió un correo electrónico al Ejecutivo A de Embraer para confirmar que el funcionario dominicano había hablado con el Agente A, y expresó su satisfacción por la cooperación del Agente A, pero advirtió que al menos uno de los pagos pendientes era necesario que se hiciera a finales del mes.

30. En o alrededor del 12 de  marzo de 20l0, Embraer RL y la compañía del Agente A entraron en un contrato de agencia conforme al cual Embraer RL pagaría a la compañía del Agente A una comisión del 8 % sobre las ventas exitosas de aeronaves a la Fuerza Aérea de Jordania. El acuerdo establecía que Embraer RL haría pagos por adelantado a la empresa del Agente A por US$2.5 millones y US$920,000 que, cuando se sumó, igualó los US$3,420,000 que Embraer había prometido al funcionario  dominicano”.

Registraron el pago

“31. En o alrededor del 6 de abril de 20l0, la compañía del Agente A sometió a Embraer RL dos facturas por los “servicios de promoción de ventas” en las cantidades de US$2.5 millones y US$920,000. Un memorando interno de Embraer indicó que los pagos estaban relacionados con la comisión debida por las aeronaves Super Tucano vendidas al gobierno de República Dominicana, no por ventas potenciales para la Fuerza Aérea de Jordania. En realidad, Embraer nunca vendió ninguna aeronave de la Fuerza Aérea de Jordania, el Agente A no prestó ningún servicio en conexión con cualquier intento de venta a la Fuerza Aérea de Jordania y el Agente A no prestó ningún servicio legítimo a Eembraer relacionado con la venta de los Súper Tucano a la FAD.

32. En o alrededor del 24 de mayo y 25 de junio 2010, Embraer RL transfirió US$2.5 millones y US$920,000, respectivamente, a partir de su cuenta bancaria de Nueva York, a la cuenta bancaria de la empresa del Agente A en Uruguay.

33. En o alrededor del 21 de octubre de 2010, el funcionario dominicana envió un correo electrónico al Agente A desde una cuenta de correo electrónico en Estados Unidos que contenía instrucciones de cableado para una cuenta bancaria de Panamá. Un agente transfirió más de US$3 millones al funcionario dominicano, incluyendo más de US$61 millones a la cuenta bancaria de Panamá identificado en el mensaje electrónico del 21 de octubre de 2010.

34. Los pagos a la compañía del Agente A fueron falsamente registrados como comisiones de venta en la contabilidad interna de Embraer RL y los gastos de venta en Embraer consolidados en la declaración 20l0. El pago del 24 de abril de 2009, de US$100,000 a una de las empresas fantasma dominicanas fue de la misma forma registrado falsamente como un gasto de venta en la declaración consolidada de Embraer  de 2010”.

El contacto

El funcionario dominicano había sido designado como el intermediario entre Embraer y los grupos “involucrados en el otro lado”.