Este hombre está luchando por la igualdad de derechos en Nigeria, un país donde las personas son lapidadas hasta la muerte por ser homosexuales. El activista Rashidi Williams es uno de los pocos nigerianos lo suficientemente valientes para criticar y oponerse abiertamente a la ley anti-LGBT del gobierno.

El activista de 29 años ha hecho campaña por los derechos humanos y, más particularmente, por los derechos LGBT durante más de siete años. “Estamos luchando por nuevos derechos; pero también estamos simplemente pidiendo que se les den los mismos derechos que a los demás”, dice Williams, quien conversa con Metro sobre la intolerancia en su país de origen.

En enero de 2014, Nigeria, al igual que muchos otros países africanos, aprobó una ley que penaliza la homosexualidad.

¿Cómo te ha afectado personalmente esta ley contra los homosexuales?

Esta ley es una vergüenza para todos los nigerianos y un desastre para la comunidad LGBT. Una comunidad que está ahora en peligro, porque técnicamente, los que están en ella son ahora considerados criminales. Esta ley les da a las personas el derecho a atacar a la comunidad LGBT. Poco después de su adopción, las redadas policiales se llevaron a cabo a través de Abuja y muchas personas homosexuales, incluyendo personas que no son realmente homosexuales, fueron atacadas. Ninguno de los atacantes fue detenido; ni una sola persona fue acusada de asalto. En este tipo de situaciones, a menudo son las víctimas que terminan tras las rejas. Una gran parte del tiempo son los mismos policías los que llevan a cabo las detenciones arbitrarias, solamente para que puedan sobornar a la gente a cambio de dejarlos ir.

La homosexualidad siempre ha sido ilegal en Nigeria. ¿En qué momento te diste cuenta de que ser “tú” te convertía en un criminal?

Desde el momento en que supe que era gay, estuve plenamente consciente de que la sociedad en donde vivo y me desarrollo me vería como un proscrito. Fue difícil, pero elegir ser yo mismo fue aún más difícil.

¿Les has contado a tus padres que eres gay?

Algunos de los miembros de mi familia son musulmanes; algunos son cristianos. Ponerse de acuerdo con mi homosexualidad fue difícil para todos nosotros, pero mi familia tuvo que aceptarme por lo que soy. Por suerte, tengo todo su apoyo. Si más fmilias se pusieran de pie contra el gobierno y dijeran: “Usted no tiene derecho a llamar a mi hijo un criminal a causa de quién y cómo él ama”, las cosas podrían ser diferentes.

La falta de tolerancia hacia la comunidad LGBT está profundamente arraigada en algunas culturas africanas. ¿Porqué es eso?

No tiene nada que ver con la cultura. Pero tiene mucho que ver con la religión; religiones que fueron más o menos impuestas a los africanos durante la colonización. Los colonos trajeron homofobia a África.

Homofobia en África: Un doble estandard

Nigeria no es el único país de África que ha adoptado leyes similares a la Ley de prohibición de matrimonio del mismo sexo. Uganda y Gambia también han tomado medidas discriminatorias contra la comunidad LGBT. Estados Unidos ha impuesto sanciones a estos dos países a causa de estas medidas, pero aún no impone sanciones similares en Nigeria, un condado que es mucho más rico que Gambia y Uganda, y con una importancia estratégica.

“Es muy decepcionante. Todo lo que esto hace es demostrar que hay un doble standard que opera en el mundo de la política y, como resultado, en el mundo de los derechos humanos”, dice Rashidi Williams a Metro.

Leyes como la Ley de prohibición de matrimonio del mismo sexo tienen y tendrán muchas consecuencias negativas para las minorías sexuales de Nigeria.

“Poco después de que se aprobara la ley, 14 hombres atacaron a personas que sospechaban eran gays en Abuja. Entraron en sus hogares para golpearlos y humillarlos”, dice Williams. “Este clima de miedo está obligando a la gente a mantener su vida amorosa en secreto”.

Nigeria tiene el tercer nivel más alto de VIH en el mundo. Sin embargo, muchos homosexuales están demasiado avergonzados para ir al médico o para continuar recibiendo tratamiento. “Hemos notado una gran caída en el número de hombres que buscan ayuda o consejo médico”, explica Williams, quien añade que por el otro lado, los ataques contra la comunidad LGBT están en aumento.

¿Crees que los acontecimientos trágicos como Orlando (12 de junio) podrían ayudar a cambiar la actitud negativa hacia la comunidad LGBT?

“África está unida en contra de este acto de violencia sin sentido, sin importar qué. Incluso el expresidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, ofreció sus condolencias a las familias y las víctimas de Orlando “.

Una ley represiva

El 13 de enero de 2014, el ex presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, firmó una nueva legislación que prohíbe la homosexualidad.

• En virtud de esta ley, los homosexuales que son encontrados “culpables” de mantener relaciones sexuales se enfrentan a hasta 14 años de cárcel.

• En los 12 estados de Nigeria actualmente bajo la ley Sharia, la gente juzgada por el mismo “crimen” se enfrenta a una sentencia de muerte por lapidación.

• En Nigeria, ninguna ley prohíbe la discriminación basada en la orientación sexual.

• De acuerdo con Human Rights Watch, la Ley de prohibición de matrimonio del mismo sexo contraviene la propia Constitución del país, que promete igualdad ante la ley, y muchos otros tratados.

Leyes contra homosexuales

2.8  billones de personas viven en un país donde ser homosexual puede llevar a la cárcel, el abuso físico e incluso la muerte. Sólo 20 países en el mundo reconocen legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo.