La madre de María José Coni, una de las dos jóvenes argentinas asesinadas mientras viajaban como mochileras en Ecuador  en febrero pasado, dijo ayer que está “conforme” y en “paz” con la condena de 40 años impuesta a los dos acusados del crimen, pero apuntó que aún “faltan más culpables”.

En diálogo con la radio argentina Vorterix, Gladys Sttefani calificó de “histórica” la sentencia emitida la noche del miércoles por la Justicia ecuatoriana contra Alberto Segundo Mina Ponce y Aurelio Eduardo “El Rojo” Rodríguez, aunque puntualizó que tanto ella como el fiscal están “convencidos de que hay más culpables”.

“Fue positivo en cuanto a que corríamos el riesgo de que estas dos personas terminaran en libertad”, expresó la madre de María José.

Steffani indicó que “las dos personas condenadas son las que las asesinaron, pero no está quiénes las violaron”, algo que se seguirá investigando en una segunda etapa de la causa.

Por ello, tanto su familia como la de la otra joven asesinada, Marina Menegazzo, seguirán luchando para terminar de esclarecer el crimen.

Para la madre de María José, el móvil fue sexual y no trata de personas como se llegó a especular en un primer momento.

Por su parte, el embajador de Argentina en Ecuador, Luis Juez, destacó en la misma intervención radiofónica la “garra y fuerza” de las madres de las jóvenes.

“Vinieron a pedir justicia a un país extraño que no sabían cómo se maneja y les puedo asegurar que se hicieron oír”, expresó el diplomático.

La sentencia

Un tribunal de Santa Elena, Ecuador, dictó 40 años de prisión para los dos procesados por el asesinato de dos turistas argentinas, Marina Menegazzo y María José Coni.

“A 40 años de privación de libertad fueron sentenciados Segundo P. y Eduardo D., procesados por el asesinato de las jóvenes argentinas”, informó el  fiscal general Galo Chiriboga en Twitter.

Los cuerpos de Menegazzo y Coni, de 21 y 22 años respectivamente y oriundas  de la ciudad de Mendoza, fueron encontrados con signos de violencia el 28 de febrero en Montañita, un balneario a unos 300 km al suroeste de Quito, luego de que los familiares de las jóvenes las reportaran como desaparecidas en redes sociales en febrero.

Las autoridades detuvieron al día siguiente a los dos presuntos asesinos.

“Más de 200 pruebas presentadas en el juicio demostraron la responsabilidad penal de los dos procesados por la muerte de las jóvenes argentinas”, agregó el  fiscal en la red social.

La muerte de las jóvenes generó distintas versiones de autoridades ecuatorianas y familiares de las víctimas en Argentina, y motivó la asistencia penal internacional de ese país y Colombia para investigar el caso.

El presidente Mauricio Macri envío a Ecuador un equipo de médicos forenses, con la aceptación de las autoridades locales.

Además, en ciudades argentinas y en Ecuador se celebraron marchas para reclamar el fin de los feminicidios y el esclarecimiento del crimen en Montañita.