Hasta el momento, el paso del huracán “Otto”, que se formó el pasado domingo, causó al menos cuatro muertos, un desaparecido y unas 50 viviendas destruidas en Panamá.

Las víctimas fallecieron debido a un deslizamiento de tierra ocasionado por las lluvias y a la caída de un árbol, según el director del Servicio Nacional de Protección Civil de Panamá (Sinaproc), José Donderis.

Entre los muertos hubo un  niño, que murió arrollado por un gigantesco árbol que cayó encima del carro de su madre cuando ésta iba a dejarlo en la escuela, informó el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Panamá. Por el hecho, las autoridades panameñas han suspendido las clases.

Otra de las víctimas fue una niña de 14 años, que fue arrastrada por un río, fuera de la capital panameña.

Además, fueron encontrados los cadáveres de un joven matrimonio víctima de un deslizamiento que destruyó su casa, en una urbanización de la provincia de Panamá Oeste.

El ciclón afecta a todo Panamá, por lo que la alerta amarilla se extendió a nivel nacional, explicó el director del Sistema Nacional de Protección Civil.

En República Dominicana, la Oficina Nacional de Meteorología informó que la trayectoria de Otto no representa peligro para el país.