El Gobierno de Estados Unidos trabaja en un acuerdo con Cuba para que a finales este año se permitan los vuelos comerciales entre ambos países.

Dicho acuerdo permitiría a las compañías aéreas establecer un servicio regular entre ambos países para mediados de diciembre.

Si se concreta este convenio se haría la expansión más significante de economía y turismo entre Washington y La Habana. Que en 1950 existía gracias a que los estadounidenses regularmente podían viajar a la isla sin restricciones.

El Gobierno del actual presidente Barack Obama también está explorando nuevas medidas para disminuir las restricciones de viaje que el Congreso tiene para los estadounidenses, impuesta en la década de 1960.

Según el periódico estadounidense “The Wall Street Journal”, la administración de Obama espera que con este tipo de decisiones sean tan amplio que sea arriesgado para la política querer cambiarlos.