Eddy Olivares, miembro titular de la Junta Central Electoral (JCE), pidió ayer restarle la categoría de auditoría al informe favorable que ofreció la firma internacional Price Waterhouse Coopers Auditores sobre el software del sistema automatizado de escrutinio antes de las elecciones del 16 de mayo.

En una carta al Pleno del organismo, a través de su presidente, Roberto Rosario, Olivares sostiene que fue sencillamente “una revisión” lo que hizo la compañía.

Además de opinar que se debe pedir explicaciones a esta empresa, Olivares demandó “ordenar a la Dirección de Informática darle cumplimiento, de inmediato, a la decisión tomada por el pleno, en su audiencia del 9 de junio del 2016, cumpliendo, en consecuencia, con la entrega de un informe integral en el que se expliquen las causas que motivaron las fallas del escrutinio, de la transmisión y del registro de electores”. 

La auditoría previa indica que no se detectó que el programa informático permita “que un voto procesado por el escáner pueda ser asignado automáticamente de manera incorrecta”.

Pero Olivares sostiene que “el sistema de escrutinio permitía que una misma boleta fuera escrutada indefinidamente, debilidad que, inexplicablemente, no fue detectada por la PricewaterhouseCoopers Auditores, S.L”. El miembro de la JCE resalta también que la firma fue seleccionada por los suplidores de los equipos, quienes escogieron la división española y no la dominicana.