El expresidente colombiano Álvaro Uribe aseguró ayer que “están engañando a los militares” en las negociaciones de paz que mantiene el Gobierno colombiano con las FARC desde hace más de tres años en Cuba.

“El acuerdo de La Habana dice que cuando un comandante militar no haya conocido sobre la tipificación de un delito por uno de sus subalternos, la falta de conocimiento de un comandante militar por no haber autorizado ese crimen lo exime de su responsabilidad. Es un engaño, no hay que repetirlo, está en la ley”, dijo Uribe en Montería, al final de una marcha contra el Gobierno de Juan Manuel Santos.

El pasado mes de diciembre, el Ejecutivo colombiano presentó el documento “Compromiso del Gobierno nacional en el marco del fin del conflicto armado, para la aplicación de la Jurisdicción

Especial para la Paz a los agentes del Estado”, que define el marco de justicia que se aplicará en el posconflicto a militares y policías que hayan incurrido en violaciones a la ley.

Ese compromiso prevé que no se culpe a los superiores de los militares o policías que hayan incurrido en violaciones de la ley “simplemente porque un superior estaba encargado de esa unidad y esa unidad cometió un delito”.

En su discurso de hoy, Uribe señaló que “cuando un soldado o un policía cometa un delito sin que haya complicidad del comandante, este no tiene que ir a la cárcel, eso es un engaño”.
En su opinión, los militares y policías “para evitar ese riesgo” de ir a prisión tendrán que “reconocer un delito, lo haya cometido o no”.

Eso genera una desmotivación en la Fuerza Pública, sostuvo, y agregó que es “muy peligroso” que eso suceda mientras “otros la politizan”.

“Las Fuerzas Armadas están maltratadas, humilladas y desmotivadas y eso se traduce en forma de seguridad”, destacó.