El reguetonero puertorriqueño rechazó a través de su abogado haber tenido vínculo alguno con el bufete panameño de abogados Mossack Fonseca (MF), protagonista de la mayor filtración de documentos en la historia del periodismo.

“Rechazamos cualquier vínculo de nuestro cliente con esta investigación periodística. Es falso que tengamos alguna relación con el bufete Mossack Fonseca, ni directa, ni indirectamente”, dijo su representante, Edwin Prado, en unas declaraciones escritas, el martes 4 de abril.

Añadió que “todas las contrataciones de bufetes de abogados que se han realizado por los pasados 10 años se han hecho exclusivamente a través de nuestro bufete, Prado Núñez & Asociados”.

“En cuanto a los señalamientos de índole contributivo aseguramos que tanto el artista como sus compañías han cumplido con su responsabilidad fiscal tanto con el Gobierno estatal como con el Gobierno federal”, afirmó Prado.