Como experto electoral, Danilo Díaz es un hombre de cifras, con vocación pragmática y alto sentido de lo prioritario. Este hombre de la política con experiencia en el área deportiva fue designado como ministro de Deportes y Recreación. Sustituye en el cargo al doctor Jaime David Fernández Mirabal, quien dirigió Miderec durante todo el período 2012-2016.

Los retos de Díaz en sus nuevas funciones son muchos y el orden de prioridad puede ser más importante que la cantidad de asuntos que resuelva. Reestablecer las relaciones con el movimiento olímpico y motivar a los atletas olímpicos tras un ciclo negativo es la que más atención recibirá.

Sus primeras declaraciones, al ser posicionado en el cargo, mantienen el camino de la gestión anterior.

“Creo que hay una conciencia colectiva en el país sobre la necesidad de que todos los sectores trabajemos juntos, de que todas las fuerzas vivas que incidan en el deporte, para lo que debe ser un gran pacto nacional del deporte dominicano, para que el Plan Nacional del Desarrollo Deportivo (que hereda de la gestión anterior), se pueda alcanzar, sobre la base de que todos estemos alineados con el mismo objetivo y nos sintamos todos orgullosos de ser dominicanos, convertir el deporte en una marca país, poder lograr hacer del deporte, además de lo que es la alta competición, que sea un derecho de todo dominicano y dominicana, que no haya nada que impida que puede ejercer esa actividad”, hizo un llamado.

Unidad con COD

Reestablecer el clima de entendimiento con el Comité Olímpico Dominicano es una tarea que Díaz no puede obviar.

La gestión deportiva se valora por las medallas conseguidas y las incorformidades de los atletas están saliendo a la luz tras los resultados del peor ciclo olímpico que ha vivido el país en el plano competitivo en lo que va del presente ciclo. “Vamos a trabajar con todos los sectores. Aquí venimos, justamente, a tratar de que no haya dispersión de esfuerzos, sino unidad de esfuerzos”, sostuvo Díaz.

Eso sí, que amor no quite conocimiento: la fiscalización a las federaciones debe mantener el estandar adquirido en la gestión que concluyó. El arte con el que maneje esa relación con los olímpicos, apretando sin ahorcar, será vital para lograr una buena valoración.  

Deportista de larga data

La vida deportiva de Díaz viene de lejos y su base es el club San Lázaro. También es uno de los fundadores de la Asociación de Clubes de Santo Domingo.

Díaz es reconocido por ser uno de los fundadores del movimiento deportivo a lo interno del PLD y creador del programa deportivo del gobierno peledeísta.

Político de experiencia.

Fungió como sub-secretario técnico de la Secretaría de Deportes del primer gobierno del PLD (1996-2000), entidad dirigida entonces por Juan Marichal. Díaz fue uno de los principales organizadores de los Juegos Deportivos Nacionales Mao’97. En sus actividades privadas se dedica a los negocios inmobiliarios y seguros.

Otros cargos políticos que ha ocupado son: director general de Migración en 1997; secretario de Asuntos Electorales del PLD, delegado técnico del partido oficialista ante la Junta Central Electoral (JCE) y asistente especial del Presidente de la República.