Cada 15 minutos llegan al antíguo canódromo de la avenida República de Colombia una o dos personas. Van en busca de sus vehículos entre cientos de unidades, en especial motocicletas y automóviles, que acentúan su condición de chatarras por el tiempo de vida y olvido en este lugar.  

Un motorista que intenta reconocer su motocicleta y un señor que viene cabizbajo desde una ventanilla ubicada en el fondo. Dos que debajo de una mata de mangos hablan por celular con cara de preocupación. Y en la puerta, un agente que da paso a una grúa que trae encima otra jeepeta, en buen estado, retenida la mañana de este lunes.   

A Denagel Sisa le ocuparon un Toyota Hilux de 1985. Su vehículo ya tiene seis meses retenido a la espera de una licencia que él, su dueño, todavía no ha sacado, según justifica, porque está desempleado, no tiene dinero para retirarlo y ya lleva varias multas acumuladas por la misma infracción.

Una venta pública

Un anuncio de las autoridades ha creado la alerta entre los conductores que tienen sus vehículos en los depósitos de la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet). Pero hay un dato que baja un poco la presión: La subasta que el pasado viernes anunciaron el Ministerio Público y la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet) no incluye a los vehículos retenidos recientemente.

“Esta medida no se aplica para todos los vehículos. El anuncio es solo para aquellos que tienen más de seis meses retenidos y sus dueños no los retiran. ¿Quién que tengan un carro bueno va a durar seis meses y no lo va a retirar?”, subraya Diego Pesqueira, vocero de la Amet, en declaraciones a MetroRD.

Entre los centros de retención de vehículos y motocicletas que tiene la Amet están el de la calle 19, Punta, Villa Mella, en Santo Domingo Norte, entrando por la calle 28; avenida Independencia con Máximo Gómez, próximo a Bellas Artes en el Distrito Nacional; autopista San Isidro, cercano a la tienda La Sirena, y en la Presidente Vásquez casi esquina San Vicente de Paul, en Santo Domingo Este.

Además, el Canódromo de la avenida Monumental con República de Colombia, contiguo a la autopista Duarte, entre otros puntos del país.

El aviso del Ministerio Público y de la Amet), aún no ha atraído la atención de todos los conductores que tienen abandonados sus vehículos en esos centros. Por un lado las autoridades que dicen estar “cumpliendo la Ley de Tránsito”; por el otro, los ciudadanos que se quejan de todo el proceso que tienen que realizar para recuperar algo que les pertenece.