El presidente Danilo Medina no cree que República Dominicana pueda tener otro gobierno “tan honesto” como el suyo. Esta autoevaluación del mandatario no solo ha suscitado comentarios a favor y en contra, sino que vuelve a colocar sobre el tapete la posibilidad de un debate entre candidatos a la presidencia, a propósito de este año electoral.

Luego de que el primer mandatario dijera “no creo que en el país se pueda tener otro gobierno tan honesto como el que presido; tengo mis manos limpias, libres de pecado”, Luis Abinader, candidato a la presidencia por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), lo retó a un debate público, que otros candidatos presidenciales también apoyan.

La aspirante a la presidencia por el partido Alianza por la Democracia, Minou Tavárez Mirabal, está dispuesta a participar de estos careos y los considera, además de necesarios, positivos.  “Tiene que ser un debate en el que participemos todos; nadie se puede quedar afuera. No es aceptable una propuesta de debate diciendo nosotros somos los dos más populares. Un presidente democrático tiene que estar dispuesto a competir con igualdad de condiciones”, expresó.   

Ante la posibilidad de que  Medina se niegue a participar, Tavárez Mirabal sugiere que “si el presidente no va, tiene que ser una condición por lo menos que aparezca su lugar vacío”; esto con la intención de que la población esté al tanto de su indisposición para dar cuentas y dialogar con otras fuerzas opositoras.

“Hay que debatir las ideas, hay que confrontarlas, hay que decirle a la gente lo que pensamos y que nos puedan ver en interrelación. Por eso son tan importantes los debates”, enfatizó la dirigente política.

También Pelegrín Castillo, que se postula por la Fuerza Nacional Progresista y el Polo Soberano, se mostró dispuesto a confrontar sus ideas con las de otros aspirantes. “Desde luego que estoy dispuesto”, respondió a Metro. Favoreció que haya careos no sólo presidenciales, sino también entre candidatos al Congreso y los municipios. “Incluso intercambios públicos con  sectores diversos de la vida nacional”.

Expuso que hace tiempo que “el clientelismo y el populismo imperantes” han anulado el discurso político de contenido. “Todo se reduce a una manipulación con consignas”, porque “los actores dominantes parten de la premisa de que a la gente no hay que explicarle nada”.

Sobre la posibilidad de que Medina se resista a debatir, sostuvo que para un presidente siempre habrá riesgos, “sobre todo cuando su gobierno tiene flancos muy débiles”, pero que también tendrá sus ventajas.

“Además, en una democracia el que debe estar sometido a mayor escrutinio es el jefe de Gobierno, más cuando pretende continuar”.

En ese sentido, el ministro administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, dijo ayer que el Gobierno no aceptará debates que no estén fundamentados sobre la base de propuestas concretas y calificó como “un candidato enchivado”, a Luis Abinader.

Peralta, además, consideró que “el opositor es un candidato que no prende y que no logra calar en la simpatía de la gente”.

La analista

La politóloga Rosario Espinal afirma que hace tiempo en República Dominicana debió comenzarse con los debates presidenciales. “Este país tiene la democracia electoral más longeva de América Latina (desde 1978). Es una pena que el machismo político, la arrogancia y la prevalencia del discurso descalificativo lo impidan”, subraya.

La especialista se refiere a la importancia de estos encuentros que le dan al electorado “una idea en vivo de cómo los candidatos articulan sus visiones políticas; cómo se desenvuelven ante la crítica directa de sus opositores, y cómo establecen una relación de empatía con la población”.  

Sobre la incidencia que tienen los debates presidenciales en los resultados de las elecciones dijo que las personas votan por razones externas, sin embargo, reconoció que “los debates ayudan a enfocar las discusiones de temas importantes, a aumentar o disminuir la fortaleza de la intención de voto”, además de convertir las elecciones en un “proceso más racional”.

“En un país como República Dominicana donde no hay tradición de debate, no participar se presenta como una posición de fuerza; una especie de machismo político”, expresa esta catedrática, quien también hace mención de las sociedades con tradición de debate presidencial donde el candidato que no accede a este proceso “queda muy mal parado ante el público; queda como un cobarde y descortés”.

Periodistas

El periodista Juan Bolívar Díaz, en declaraciones a MetroRD, cuenta que desde que empezó a trabajar en Teleantillas (en febrero de 1987) ha luchado para que los debates entre candidatos presidenciales se conviertan en realidad; pese a sus esfuerzos, no lo ha logrado.  “Lo más lejos que hemos llegado es a entrevistas con los candidatos en días sucesivos y bajo el mismo esquema; a veces hasta con tres sesiones para cada uno, separando la economía de las políticas institucionales y sociales”, afirma Díaz, analista político y también director de informaciones del canal 2.

El periodista está en toda la disposición de moderar un debate de esta índole, pero duda que se realice. “En la política nacional se incrementa la falta de transparencia y cada vez hay más renuencia a la rendición de cuentas. Hay menos propensión al debate ideológico y de propuestas”, sostiene.

En esa misma dirección van las declaraciones del periodista Roberto Cavada, quien “estaría de acuerdo con moderar el debate siempre que todos los que participen estén de acuerdo y bajo unas reglas claras y precisas”.

Cavada, presentador de la emisión estelar de Telenoticias, canal 11,  define los debates como esenciales y enfatiza que “es tiempo de que cada quien presente con detalles algunos de los puntos de su propuesta de gobierno; que sea presentada en público y confrontada con el resto de las propuestas, para que de esta forma las personas pueden pensar mejor el voto que depositan”.

En noviembre pasado el periodista Persio Maldonado, presidente de la Sociedad Dominicana de Diarios, criticó las pocas respuestas del presidente Medina a las preguntas de los periodistas.

“El presidente no se expone a que los medios periódicamente le digan que no es sólo lo que usted quiera decir del Gobierno, nosotros queremos como periodistas saber sobre este tema, sobre aquel o sobre el otro”, dijo en aquella ocasión Maldonado, durante una entrevista que le hicieran en el programa D´Agenda, por Telesistema, canal 11. El Colegio Dominicano de Periodista (CDP) también se unió a este llamado.

Queda la incógnita de si el presidente Medina estaría o no dispuesto a aceptar el reto y que los debates presidenciales pasen a ser un nuevo capítulo para incluir en los libros de historia dominicana.