“Estimamos que probablemente murieron entre 800 y 900 combatientes del EI en las operaciones lanzadas hace una semana y media”, desde el 17 de octubre, declaró el general estadounidense Joseph Votel, que dirige el Mando Central de Estados Unidos (Centcom).

El comandante de las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio dijo, sin embargo, que será difícil dar cifras porque los combatientes del EI se desplazan alrededor de Mosul e intentan disimularse entre la población civil.

El EI ya no tiene capacidad para desplazarse en grandes convoyes, pero la coalición internacional advierte que todavía se mueven en pequeños grupos.

Las fuerzas de seguridad iraquíes y los combatientes kurdos avanzan en dirección a Mosul desde varios puntos y hasta ahora su avance hacia la segunda ciudad de Irak, de 1,5 millones de habitantes, ha sido relativamente rápido.

Por el momento, la ofensiva, que empezó hace diez días, se concentra en las localidades y pueblos cercanos a la ciudad.

La resistencia podría ser más aguerrida a medida que las fuerza iraquíes y kurdas se acerquen a las líneas de defensa mas cercanas a los suburbios y en el momento de penetrar en Mosul.