El tema delincuencia continúa en boca de tosos. El presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (ANJE), Osvaldo Oller, y el de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), Servio Tulio Castaño Guzmán coincidieron ayer en denunciar el freno que la criminalidad está suponiendo para las inversiones y el desarrollo empresarial en el país.

Aunque no facilitó datos concretos al respecto, Oller afirmó, durante un Seminario Análisis del Impacto de la Inseguridad en las Empresas, que tiene constancia de que compañías multinacionales han dejado de invertir o han frenado la expansión de sus operaciones en el país debido a la falta de seguridad.

“No es noticia para nadie, y mucho menos es percepción que la seguridad ciudadana no está en sus mejores momentos en los últimos años y, peor aún, cómo el sistema de justicia de República Dominicana ha ido perdiendo el respeto de muchos, agravando esta situación” dijo.

La inseguridad incrementa los costos para las empresas, de modo que sus propietarios se ven obligados a realizar grande inversiones en seguridad privada y tecnología para garantizar su seguridad y la de sus empleados, afirmó.

Como ejemplo de situaciones que podrían conducir a la desinversión, Oller citó el intento de desalojo del que fue objeto Bepensa dominicana la semana pasada.

Castaño Guzmán, que también intervino en el seminario, señaló que el impacto económico de la delincuencia no afecta solo a las propia empresa, sino “a todos los que van a terminar haciendo uso de los servicios de esa empresa” y a todos los elementos que participan en la cadena de producción.