Con lemas, campañas y políticas migratorias distintas pero con iguales condiciones de competencia, Hillary Clinton, del Partido Demócrata, y Donald Trump, del Partido Republicano, se enfrentarán voto a voto el próximo 8 de noviembre para que los ciudadanos decidan quién es el indicado para tomar las riendas de ese país norteamericano.

Pese a la independencia de República Dominicana, es de conocimiento público que la decisión de los estadounidenses afectaría directa o indirectamente el futuro del país y de sus descendientes residentes en suelo norteamericano.

De acuerdo con la politóloga Rosario Espinal, la actual candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton, representa la “mejor aliada” para adecentar la migración.

“Las ventajas de un triunfo de Hillary Clinton para Estados Unidos, para el mundo y para República Dominicana son obvias”, expone Espinal, quien actualmente se desempeña como profesora de sociología en Temple University de Filadelfia.

Opina que Clinton presidiría un gobierno de mayor respeto a los derechos humanos; de mayor respeto a las relaciones comerciales entre los países; de mayor respeto a los inmigrantes en Estados Unidos, muchos de los cuales son de origen latinoamericano, y además, de mayor compromiso con reducir las desigualdades sociales.

De igual forma, la representante de los demócratas en el país, María Elena O’Rourke, entiende que los Clinton (Hillary y su esposo, el expresidente Bill) tienen buen nivel de acercamiento con los dominicanos, lo que se traduce en una oportunidad para alcanzar ventajas competitivas sobre otras naciones.

O’Rourke subraya algunos puntos que considera importantes, donde estaría accionando el Partido Demócrata una vez asuma la presidencia de los EE.UU., tales como la regulación del estatus migratorio de los miles dominicanos que aún no están legalizados, lo cual permitirá que puedan insertarse en el medio laboral formal y puedan ayudar a sus familiares en República Dominicana.

“Otro aspecto es la propuesta de aumento salarial por hora a 15 dólares, la cual irá en mejora de nuestra población en los Estados Unidos, repercutiendo en RD”, agrega.

La representante demócrata destaca además que entre las políticas internacionales que impulsaría Clinton figura el mantener las ventajas que genera el Tratado de Libre Comercio (DR-CAFTA) y aumentar la cooperación a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).  

Ventaja para los latinos

Mientras Donald Trump y Mike Pence piensan “hacer de Estados Unidos un gran país de nuevo” (Make America great again), a través de políticas de oposición a la inmigración ilegal y el libre comercio, para lo cual han propuesto la deportación de todos los inmigrantes ilegales, la construcción de un muro en la frontera entre Estados Unidos y México y la prohibición temporal de la entrada de musulmanes a Estados Unidos; Hillary Clinton y Tim Kaine entienden que “son más fuertes juntos” (Stronger Together), por lo cual sus principales políticas se enmarcan en expandir los derechos raciales y de la mujer, elevar los salarios y garantizar la igualdad de remuneración para las mujeres, y la mejora de la asistencia sanitaria.

O’Rourke aseguró a Metro que el Partido Demócrata dará continuidad a las propuestas ejecutadas durante ocho años, bajo el mandato del presidente Barack Obama, además de luchar por las que aún no han sido aprobadas en el Congreso, que permitan la inserción en el medio laboral y educativo a esos cientos de miles de latinoamericanos.

“El ministro de Vivienda, el latino de ascendencia mexicana, Julián Castro, está trabajando para el proyecto de una vivienda digna y económica para las minorías. El seguimiento a la gran preocupación por el cambio climático global es uno de los puntos de la agenda para los próximos cuatro años”, indica.

Resalta además que durante los pasados ocho años, el Partido Demócrata, gobernante, ha trabajado de forma pasiva contra el antiamericanismo, procurando aumentar la influencia estadounidense en Latinoamérica; base ésta para que la gestión de Hillary Clinton pueda desarrollarse a plenitud dentro de sus programas de mejora de la salud, la mujer, los niños y la erradicación del hambre.

Dominicanos en EE.UU.

Que Hillary Clinton gane las presidenciales de Estados Unidos, según el rumbo de las políticas demócratas, afectaría positivamente a los latinos, entre quienes se destacan los dominicanos.

La exprimera dama norteamericana fue senadora del estado de Nueva York por dos períodos de cuatro años y este estado es el que concentra la mayor cantidad de dominicanos en el exterior y específicamente en Estados Unidos.

O’Rourke señaló que Clinton ha mantenido relaciones con la comunidad y con los líderes de origen dominicano que han ocupado y ocupan posiciones en el Estado.

“Algunos dominicanos tienen en la actualidad posiciones de poder, como es la del Ministro de Trabajo de los EE.UU., Tomás Pérez; el senador estatal y próximo congresista en Washington DC, Adriano Espaillat; el concejal en N.Y., Ydanis Rodríguez; el pasado alcalde de Providence, R.I., Ángel Taveras, entre otros”, puntualiza.  

De igual manera, agrega, la exsecretaria de Estado ha mantenido unas buenas relaciones con empresarios dominicanos de la zona este del país y tanto ella como su esposo –Bill Clinton– son asiduos visitantes de República Dominicana.

Optimismo

“Clinton presidiría un gobierno de mayor respeto a los derechos humanos, a las relaciones comerciales entre los países, a los inmigrantes en EE.UU. y de mayor compromiso con reducir las desigualdades sociales”. Rosario Espinal, politóloga y profesora de sociología de Temple University.

“Conveniencia”

“Hillary fue senadora de Nueva York y este estado es el que concentra la mayor cantidad de dominicanos, ese nivel de acercamiento nos da una oportunidad para tener ventajas sobre otras naciones”. Maria Elena O’Rourke, representante de los demóctaras en RD.

Políticas de los demócratas

Estas propuestas del programa de gobierno de Hilary Clinton muestran varios puntos a favor de los dominicanos residentes en EEUU:

•    Proponen expandir los derechos raciales y de la mujer.

•    Elevar los salarios y garantizar la igualdad de remuneración para las mujeres.

•    Se ha centrado explícitamente en asuntos familiares y apoya la educación preescolar universal.

•    Sostiene que permitir que los inmigrantes indocumentados tengan un camino a la ciudadanía.