El presidente de la Asociación de Comerciantes Mayoristas en Provisiones de Santo Domingo, Julián Antonio Parra, denunció hoy la existencia de más de 500 fábricas informales de quesos que, según afirmó, no cumplen con los requisitos sanitarios para operar.

A través de un comunicado, Parra dijo que el procesamiento de ese producto "sin los debidos controles sanitarios pone en peligro la salud de los consumidores".

Aseguró que la situación ha sido denunciada en varias ocasiones, pero que las autoridades no han adoptado las medidas regulatorias.

En ese sentido, instó al Ministerio de Salud Pública, a la Dirección General de Normas y Sistemas de Calidad (Digenor) y al Instituto de Protección del Derechos del Consumidor (Proconsumidor), regular el funcionamiento de esas queserías artesanales para que cumplan con las normas sanitarias requeridas.

La mayorías de esas queserías operan en zonas de hatos ganaderos del este, la línea noroeste y el sur del país, detalló.