El hospital número cuatro del universidad de Zhengzhou en la provincia de Henan, China, fue inesperadamente demolido el jueves.

De acuerdo con medios locales, los empleados y pacientes tenían suerte de salvar sus vidas corriendo fuera de las instalaciones.

Pero el derribo del edificio no se realizó sin incidentes. Varios trabajadores resultaron heridos, mientras intentaban detener las excavadoras. Seis cuerpos que se encontraban en el depósito de cadáveres del hospital quedaron completamente enterados entre los escombros.

Los daños causados por la demolición asciende a 20 millones de yuanes (3 millones de dólares), de acuerdo con el portal de noticias "Xinhua".

El hospital ya acusó al gobierno local de ordenar la demolición para ampliar la calle antes de llegar a un acuerdo con los empleados y directores.

Los empleados aseguraron que no había ninguna persona en el interior del edificio antes del derribo.