Parte de un muro de una de las esclusas del Canal de Panamá colapsó ayer, aunque el accidente no afectó el tránsito de naves, según indicaron responsables de la vía por la que pasa 5 % del comercio marítimo mundial.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) informó que durante la madrugada de ayer “se registró el desprendimiento de una sección en el extremo sur este del alerón lateral de la esclusa de Miraflores”. “Las operaciones de tránsito y esclusajes se desarrollan normalmente” y ya se iniciaron las reparaciones “sin ningún impacto para las operaciones de la vía”, añadió el organismo.

El administrador de la ruta, Jorge Luis Quijano, insistió en su cuenta de Twitter que la navegación y el tránsito por el Canal “es normal”.

La de Miraflores es la primera de las tres esclusas que tiene el Canal, de 80 kilómetros, al entrar desde el Océano Pacífico. Las otras dos esclusas, que permiten elevar hasta 27 metros los buques, para que puedan salvar el trayecto a través del itsmo de Panamá, son Pedro Miguel, también en el Pacífico, y Gatún, hacia el Atlántico.

El muro afectado no tiene relación con los trabajos de ampliación, que a partir del 26 de junio podrá ser transitada por barcos de hasta 14,000 toneladas, el triple de su capacidad actual.

Estados Unidos, China y Chile son los principales usuarios del canal, transitado sobre todo por embarcaciones que navegan desde la costa este a la oeste de Estados Unidos y otras que comunican China, Japón y Corea del Sur con los mercados europeos.

Desde su apertura en 1914, más de un millón de buques han cruzado de un océano a otro a través de sus exclusas, con lo que evitan un rodeo de 14,000 kilómetros por el Cabo de Hornos. No obstante, las naves de mayor tamaño, especialmente petroleros, todavía tienen que usar esa austral vía chilena para llegar a sus destinos.