El Gobierno argentino informó ayer que las investigaciones llevadas a cabo en el país descartaron totalmente la veracidad de las informaciones que alertaban sobre la posible presencia del capo mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en la frontera entre Chile y Argentina.

“El juez interviniente ha descartado totalmente la veracidad de dicha información y todo volvió a la normalidad”, afirmó el secretario de Seguridad argentino, Sergio Berni, en declaraciones a radio La Red.

El funcionario explicó que “todo comenzó a partir de un llamado” que obligó, el pasado viernes, a desencadenar los protocolos de seguridad mientras se descartaba “o no la veracidad de la información”.

La Agencia Federal de Inteligencia argentina cruzó información con el FBI estadounidense y otras fuerzas de seguridad para contrastar la información y finalmente se localizó a la persona que realizó la llamada.

Aunque Berni no reveló la identidad del informante, quien pasó a disposición judicial, la investigación descartó la veracidad de sus afirmaciones.

Guzmán Loera se encuentra en paradero desconocido desde el pasado 11 de julio, cuando se fugó de la prisión de máxima seguridad Altiplano, en el municipio de Almoloya de Juárez del central Estado de México, a través de un túnel de kilómetro y medio que conectaba su celda con una casa a medio construir fuera de la cárcel.