Investigadores de la Universidad Sheffield Hallam, en Reino Unido, han logrado descifrar el misterio de la sonrisa de la “Mona Lisa”, la cual ha desconcertado al mundo.

Alessandro Soranzo y Michelle Newberry denominaron a este fenómeno visual “la sonrisa inalcanzable”, generada gracias a una técnica llamada “sfumato”, la cual logra que la boca de la pintura se observe sonriente o triste dependiendo del ángulo del que se le observe.

Al parecer la técnica se basa en la mezcla de colores y técnicas artísticas que engañan al cerebro, ocasionando que al observar únicamente la boca de la pintura, esta parece que sonríe. Mientras que al mirara otras partes del rostro da la impresión de seriedad.

Ambos expertos constataron el uso de esta técnica comparando otro cuadro pintado por Leonardo da Vici, llamado “La bella principessa”. En el también se modifica la boca de la protagonista según el movimiento del espectador.

Tras el análisis de ambos cuadros publicado en la revista "Sience Direct", se concluyó que la ilusión óptica provenía únicamente de la boca. Esto resultó después de que al ocultar esa parte del rostro no se notaba ningún modificación en las expresiones.