Un grupo internacional de científicos y arquitectos descubrió anomalías térmicas en la Gran Pirámide de Giza, Egipto.

Esto luego de realizar exploraciones térmicas en las estructuras de más de 4 mil 500 años de antigüedad.

Las cámaras térmicas detectaron temperaturas más elevadas en tres piedras que se encuentran juntas en el lado este de la parte inferior de la pirámide.

El ministerio de antigüedades de Egipto señaló que los expertos creen que la anomalía podría ser ocasionada por la existencia de espacios vacíos dentro del monumento, corrientes de aire internas o la diversidad del material con el que se construyó.

Los exploradores utilizan la termografía infrarroja para examinar la pirámides durante el amanecer cuando el sol la calienta y en el atardecer durante su enfriamiento.

Debido a los recientes descubrimientos, la estructura continuará bajo investigación. El proyecto comenzó el 25 de octubre y se espera que dure hasta finales del 2016, informó "BBC".