La Procuraduría General informó la incautación de cerca de 15 mil botellas de diferentes tamaños en un laboratorio clandestino dedicado a adulterar bebidas alcohólicas, un caso por el que un hombre fue enviado a presión.

El operativo se realizó en la calle Principal que comunica al Distrito Municipal de Medina, en Villa Altagracia, y estuvo a cargo de miembros del Ministerio Público adscritos a la Procuraduría Especializada de Crímenes y Delitos contra la Salud y de la Policía.

Las autoridades decomisaron 467 cajas de ron marca Carta Real, 45 cajas de chaticas de whisky, marca Petter Allen; 17 tanques llenos de alcohol y 15 vacíos, así como ocho cajas conteniendo unas 40 mil tapas plásticas sin rotular, entre otros materiales.

En un comunicado, el procurador general de la República, Jean Rodríguez, dijo que se trata de una acción ilegal "muy delicada" por los daños que puede causar a la salud del consumidor.

"Realizaremos una profunda investigación para determinar otros posibles involucrados y ramificaciones en este caso y nos empeñaremos en identificar el modo de operatividad, el alcance del negocio, y lucharemos para que vaya a juicio de fondo para lograr sanción", manifestó.

El jefe del Ministerio Público advirtió de que trabajarán "sin descanso" hasta erradicar esta práctica ilegal, que va, además, en detrimento de inversionistas, comercios formales y hasta el fisco, dejando cada año cuantiosas pérdidas millonarias.

Por el caso fue enviado a prisión por un año, como medida de coerción, Juan Santos Victoriano, supuesto propietario del establecimiento, y acusado de presunta violación de la Ley de Alcoholes y la Ley General de Salud.

Las autoridades del Ministerio Público afirmaron que cuentan con pruebas testimoniales, documentales y materiales con las cuales demostrarán en juicio de fondo la vinculación del acusado con la fabricación clandestina de alcohol.