Un matrimonio fue detenido por la presunta autoría del homicidio, por heridas de arma blanca, de un hombre con el cual sostuvieron una riña en la calle Hostos y Del Orbe del Pueblo Nuevo del municipio de San Francisco de Macorís, provincia Duarte, informó la Policía en un comunicado.

Los detenidos son Raquel González Morel, de 37 años, y su esposo José Maximino Peralta Almonte, alias Jochy, de 30, residentes en el sector Vista San Francisco de esa ciudad; mientras que la víctima es Jesús María Germán Liranzo, alias Chucho, de 43 años, muerto a causa de herida cortopenetrante por arma blanca en el flanco derecho y herida cortante en la mano derecha, según el diagnóstico del médico legista actuante.

Según las declaraciones de González Morel, el occiso la habría agredido físicamente hace dos días y luego la andaba buscando, supuestamente, con intención de matarla, por lo que ella se presentó en el cuartel general de la Policía en esa ciudad, donde una patrulla Preventiva salió en busca de Germán Liranzo, quien ese día no pudo ser localizado.

Explicó que ayer, cuando salió de su casa para dirigirse a su lugar de trabajo, Germán Liranzo la estaba esperando frente al parque ubicado en la referida dirección, y se le fue encima, agrediéndola nuevamente y ocasionándole laceraciones en el cuello y el brazo izquierdo.

En ese momento llegó su marido a defenderla, agarrando a su agresor, circunstancia que ésta aprovechó para sacar un cuchillo que portaba y le infirió a Germán Liranzo las estocadas que le provocaron la muerte.

La detenida dijo que el conflicto se originó, supuestamente, porque, cuando eran vecinos, Germán Liranzo había tomado la cédula de ella sin su consentimiento y solicitó un préstamo poniéndola como garantía, pero que cuando la llamaron para que fuera a firmar, se negó a servirle de garante, razón por la cual, desde entonces, dijo que el occiso le hacía la vida imposible.

Dicha versión fue corroborada por un testigo quien manifestó que Germán Liranzo, tras recibir las estocadas, salió huyendo y fue perseguido por el esposo.

En el lugar del hecho se presentó una patrulla de la Policía Preventiva que arrestó a dicha pareja y le ocupó a la mujer un cuchillo de cocina de aproximadamente ocho pulgadas de largo, sin cabo, con el cual ella alega haber matado a Germán Liranzo, así como un destornillador con el cabo rojo que, según ella, portaba el fallecido.

Los detenidos y lo ocupado se encuentran bajo control del Ministerio Público para los fines legales correspondientes, mientras que el cadáver fue enviado a la Oficina Regional del Inacif en esa ciudad para practicarle la necropsia.