El nieto del expresidente sudafricano Nelson Maldela fue detenido el fin de semana por ser el presunto culpable de una violación.

Mbuso Mandela, de 24 años, compareció hoy ante un tribunal para responder por la violación que supuestamente ocasionó el viernes de la semana pasada a una menor de 15 años, en un restaurante de Johannesburgo, Sudáfrica.

Cuando el padre de la víctima se enteró de lo sucedido, presentó una denuncia ante las autoridades. Sin embargo el periódico sudafricano “Daily Sun”, informó que la familia del difunto líder africano trató de silenciar el caso.

Por esta razón,  uno de los guardaespaldas de la exesposa de Mandela, Winnie Madikizela, visitó a la familia de la víctima, fingiendo ser un agente de la policía. Esto, para tratar de convencerlos de no solicitar el arresto del agresor.

Hasta el momento, Mandela se encuentra detenido y el viernes tendrá que presentarse a una segunda audiencia judicial para determinar su libertad bajo fianza.