La Cámara de Diputados eliminó de forma permanente la entrega del fondo de gestión social a los legisladores, conocido popularmente como “barrilito” o “cofrecito”.

“Estamos revalidando la decisión administrativa de eliminar el fondo de gestión social que tomamos en octubre de 2014”, señaló el presidente de la cámara baja, Abel Martínez, al conocer la resolución para la suspensión del citado fondo.

A través del “cofrecito” los diputados reciben unos 50 mil pesos mensuales, destinados a ayudas sociales. Martínez recordó que el “cofrecito” fue suspendido hace dos años como medida administrativa.

“Valoramos la intención y el espíritu de la resolución de la JCE de garantizar procesos transparentes y equilibrados en nuestras demarcaciones electorales y en todo el país”, expresó Martínez.

Además notifican a la Cámara de Cuentas la decisión, al tiempo que la invita a darle el debido seguimiento y hacer recomendaciones que haya lugar, en caso de proceder.

La Cámara de Diputados apoderó a su Comisión de Justicia para que la resolución dictada por la JCE “sea estudiada, analizada y ponderada, en cuanto a su contenido y alcance y proceda a rendir un informe, en un período no mayor del 15 de marzo próximo, fecha en que vence el plazo para las inscripciones de candidaturas, en virtud del artículo 70 de la Ley Electoral.

La JCE propuso suspender la entrega de este fondo hasta tanto termine el proceso electoral, por considerar que era injusto para para los candidatos que no están en el poder.

El objetivo del presidente del órgano electoral, Roberto Rosario Márquez, era evitar que esos recursos sean usados en campaña por los legisladores, quienes en su mayoría son candidatos a repetir.

El mes pasado, la presidenta del Senado, Cristina Lizardo, anunció que en marzo, durante las primera sesiones de la próxima legislatura, la Cámara Alta someterá a pleno la decisión de la Junta Central Electoral (JCE) de suspender, durante la campaña electoral, el acceso que tienen los legisladores al denominado “barrilito”.

Sin embargo, Lizardo alegó que es el pleno del Congreso el que tiene la facultad de decidir sobre si se debe suspender o no el fondo de ayuda especial a los legisladores durante el periodo de campaña.

El fondo de ayuda de los diputados (cofrecito) es de 50 mil pesos, pero el de los senadores, mejor conocido como “barrilito” va desde los 420 mil hasta los 900 mil pesos, dependiendo la cantidad de habitantes que tenga la provincia representada.

En los primeros cinco años se habían desembolsado alrededor de 1,841 millones para invertirse en las 31 provincias y el Distrito Nacional.

De forma constante se demanda su eliminación de este gasto ajeno a las funciones legislativas, pero no fue hasta  ayer cuando se tomó la decisión en la cámara baja.