El director ejecutivo del Consejo Nacional para el VIH y el Sida (Conavihsida), Víctor Terrero, propuso relanzar la política antidroga del país y favoreció la descriminalización del consumo.

En un taller auspiciado por el PNUD, Terrero dijo que con el incremento del consumo de droga han aumentado los daños a la salud de la población, entre ellos los riesgos de transmisión del VIH.

"Las dificultades en el ámbito de las drogas se reflejan directamente en la salud y estamos obligados a entregar una sociedad más sana y transparente a las nuevas generaciones,", dijo el funcionario.

"Para poder detener los índices de transmisión por VIH -enfatizó- hay que bajar los índices de consumo de drogas, y para eso hay que reorientar las políticas y hacerlas más efectivas".

Terrero intervino en un taller auspiciado por el PNUD para unificar criterios de cara a la participación dominicana en la sesión especial de la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (UNGASS), que conocerá este año el tema de las drogas y el VIH.

El funcionario aseguró que una gran parte de los presos por casos de drogas son pequeños consumidores, muchos de los cuales más que culpables, son enfermos.

"No hay lugar del país donde no haya llegado la droga", enfatizó.

Durante el encuentro, el presidente del Consejo Nacional de Drogas (CND), Fidias Aristy, favoreció un enfoque de derechos humanos que no discrimine a las personas ni las excluya por su condición.

"Este es el verdadero enfoque de derechos humanos, sin el cual las personas no pueden alcanzar su dignidad", observó.

En su opinión, cualquier ley o política que esté en contra de los derechos humanos es nula porque estos son inherentes a las personas.

"Hablar de amor al prójimo y discriminar a las personas por su condición es un acto inconcebible", añadió.

En el acto del PNUD participaron representantes de varias instituciones públicas y privadas y de agencias internacionales de cooperación.