Un piloto de la Fuerza Aérea de Dinamarca se tomó una selfie mientras disparaba un misil aire-aire AIM-9 Sidewinder desde su caza F-16, por lo que muchos lo han calificado como el selfie más “violento”.