El Poder Ejecutivo dispuso el retiro forzoso del coronel de la Policía Radhamés Santos Aquino, quien la semana pasada denunció una persecución en su contra por parte del director regional de la institución en el Cibao, el general Eduardo Alberto Then.

El Poder Ejecutivo acoge de esta manera la recomendación hecha en ese sentido por el Consejo Superior Policial, quien recomendó el retiro forzoso del oficial, con disfrute de pensión.

La Policía Nacional suspendió el pasado miércoles de sus funciones a Santos Aquino, un día después de que denunciara la supuesta persecución en su contra por parte del director regional de la institución en el Cibao, el general Eduardo Alberto Then.

En unas declaraciones a la prensa el pasado 20 de octubre, el oficial aseguró que Then busca su retiro forzoso porque alegadamente alguien comentó al general que él mostró alegría por el retiro hace unos años del alto oficial.

"Estoy en una encrucijada, estoy acorralado", manifestó entonces Santos Aquino en compañía del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Manuel María Mercedes.

Posteriormente, el jefe de la Policía, Nelson Peguero Paredes, aseguró que Santos Aquino tiene diez faltas graves en su carrera policial, y recomendó su retiro.