Las investigaciones sobre los presuntos sobornos de la empresa brasileña Odebrecht continúan su curso; cada fase de indagatorias muestra una ficha nueva que podría incidir para completar el rompecabezas.

Aunque Joao Santana, el exasesor en materia política del presidente Danilo Medina, estaba involucrado en el caso, no fue hasta ahora cuando se dio a conocer su real vinculación en la indagación denominada “Lava Jato”, “lavado a chorros”, como se ha popularizado.

De acuerdo con el diario OGlobo, un grupo de trabajo del conjunto “Lava Jato” llevaba una “contabilidad paralela” dentro de la compañía Odebrecht para pagar sobornos, dentro de la cual “Marcelo Odebrecht tuvo una participación activa en el esquema”, lo que significa que la corrupción continuó incluso después de Odebrecht.

Una serie de documentos incautados al exasesor político de Medina permitieron a las autoridades cariocas determinar que Marcelo Odebrecht estaba al tanto de todo.

Según la sentencia que condena al expresidente del Grupo Odebrecht, a 19 años y cuatro meses de prisión, existen dos créditos, cada uno por dos millones 749 mil 980 dólares, realizados desde la cuenta de la constructora en el Banco Popular Dominicano, entre los días 3 y 17 de agosto de 2009.

“Los recursos utilizados para el pago de sobornos a los agentes de Petrobras y que transitaron en cuentas abiertas en nombre de off-shore provienen de diferentes cuentas abiertas en el extranjero directamente a nombre de empresas del Grupo Odebrecht”, indica la sentencia, resalta una investigación de Diario Libre.

Varios de los créditos transferidos desde la cuenta en República Dominicana, así como de las que tiene la Constructora en Angola, fueron a parar a off-shores, algunas de ellas estaban a nombre de Joao Santana y de su esposa Mónica Moura.

El investigador presume que algunos de los recursos de las cuentas off-shore pudieron usarse para pagar a Santana o a alguna autoridad de la República Dominicana.

Según la Policía Federal y el Ministerio Público Federal (MPF) de Brasil, después de la incautación de documentos a Joao Santana y su esposa, Mónica Moura, se llevaron a cabo 67 órdenes de allanamiento, 28 de conducción coercitiva, 11 de detención temporal, cuatro órdenes de registro preventivas y varios, con detenciones o no.

El  fiscal Carlos dos Santos Lima manifestó a medios internacionales que ya habían identificado un sistema por el que Odebrecht pagaba sobornos a políticos y funcionarios brasileños en el exterior y que ahora descubrieron un departamento para hacer los pagos en Brasil.

El informe detalla que el equipo de trabajo del Ministerio intentaba comprender la relación entre Joao Santana y su esposa Mónica con Odebrecht.

Mediante el análisis de hojas de cálculo y correos electrónicos, descubrieron que Odebrecht sólo se había dirigido a funcionarios sobre esta práctica ilegal y que lo hicieron en cantidades significativas.

La Fiscalía aseguró que los pagos eran ordenados por el expresidente de la empresa, Marcelo Odebrecht, quien está detenido por corrupción en el caso de Petrobras, y pasaban por otros directores hasta ser comunicados a las personas que controlaban las cuentas bancarias de las que se hacían los retiros para entregar el dinero en efectivo a los beneficiarios.

El fiscal Lima dijo que los investigadores desvelaron el llamado departamento de “operaciones estructuradas” de Odebrecht gracias a las planillas descubiertas en operaciones anteriores, en las que se registraban los movimientos de las cuentas bancarias así como los apodos con que identificaban a los beneficiarios con sus direcciones.

Añadió que algunas informaciones fueron ofrecidas por María Lucia Tavares, una secretaria de Odebrecht, arrestada en una operación anterior y colaboró con las autoridades a cambio de una reducción de pena.

Entre los ejecutivos que solicitaron pagos figuran Flavio de Bento e Faria, entonces director de Odebrecht en Argentina y quien solicitó el envío de 115 mil dólares a “Festança” y a “Duvidoso”, y Antonio Carlos Daiha Blando, director de Odebrehct Infraestructura para África, Emiratos Árabes y Portugal, quien pidió una remesa de 335 mil dólares para “PSA”.

 Carlos Fernando dos Santos Lima indicó que había un sistema de control de estos pagos, con las normas de distribución dentro de la empresa. Se trata de petróleo y gas, infraestructura y estadio de fútbol.

Según las autoridades brasileñas de los beneficiarios fueron identificados al menos 28, conducidos a comisarías para rendir declaración en torno al caso.

Laura Gonçalves Tessler, fiscal de Brasil, afirma haber detectado una transacción en efectivo de 9 millones de reales “de un día para el otro”.

“Hubo una estructura profesional de pago de comisiones ilegales en el Odebrecht, no hubo participación directa de Marcelo Odebrecht para pagar sobornos, lo que es bastante claro que Marcelo Odebrecht sólo sabía mandar el pago sistemático de sobornos”, explica Gonçalves.

De acuerdo con la Policía Federal, Santana y Moura admitieron que recibieron recursos de Odebrecht para trabajar los procesos electorales de Venezuela y Angola. Sin embargo, negaron ante los agentes federales que hayan recibido cualquier monto para la campaña de Medina en República Dominicana.

COMUNICADO

Banco Popular se defiende

En virtud de opiniones e interpretaciones vertidas a través de medios informativos del país en relación a las menciones del Banco Popular Dominicano, como uno de los bancos empleados para efectuar transferencias por diferentes entidades del Grupo Odebrecht a sus empresas relacionadas, según consta en la sentencia de la Corte Federal Criminal de Curitiba, Brasil, el Popular desea edificar adecuadamente a la opinión pública con las siguientes informaciones.

Como indica la citada sentencia, los recursos transados tienen origen en cuentas abiertas a nombre de empresas del Grupo Odebrecht desde entidades bancarias de Nueva York, República Dominicana y Suiza.

Las trasferencias, por valor de US$2,749,980.00 cada una, efectuadas en fechas 3 y 17 de agosto de 2009, constituyeron transacciones financieras propias del flujo de negocios y las operaciones comerciales llevadas a cabo ordinariamente entre diferentes empresas de este grupo económico brasileño, al igual que sucedió en operaciones similares con otros bancos de primera línea en el mundo, como en efecto detalla la referida sentencia dictada por el tribunal.

Las transacciones del Grupo Odebrecht a través de sus cuentas en el Banco Popular Dominicano, del cual es cliente desde el año 2002, se han llevado a cabo en cumplimiento de las mejores prácticas y de las regulaciones establecidas en la Ley Monetaria y Financiera.