Cientos de católicos asistieron ayer a la tradicional celebración del Domingo de Ramos; día que marca el inicio de lo que en el año cristiano se denomina como Semana Santa.

En procesión, con palmas y cánticos de alabanzas los feligreses de la Parroquia Inmaculada Concepción, de la Zona Oriental Sur, así como los de otras iglesias del Gran Santo Domingo, llenaron de verde las calles en memoria de la entrada triunfal de Jesús de Nazaret a Jerusalén, que se plantea en los evangelios canónicos (Mateo, Marcos, Lucas y Juan).

El párroco Fray Arístides Jiménez Richardson, de la referida parroquia, centró sus palabras en tres aspectos fundamentales: el poder, la traición y la fuerza de la oración; mensaje que dirigió de manera especial a los jóvenes.

“No dejen que les digan que ustedes son el futuro; no dejen que los usen como a unos robots. Ustedes no son futuro, ustedes son presente. Sépanlo bien”, subrayó durante su homilía.

Dentro de sus ideas más puntuales, a propósito de estos días de campaña electoral, invitó a los fieles a depositar su voto y su confianza en aquellos candidatos políticos que defiendan por encima de todo los valores de las familias.

El obispo auxiliar Víctor Masalles, párroco de San José de Calasanz, hizo énfasis durante la prédica en los riesgos que implica, hoy como en aquel tiempo, seguir a Cristo.

“Los ramos simbolizan la victoria. No la victoria de elecciones o encuestas. Estamos hablando de la victoria de ser fiel a Cristo, como Cristo fue fiel al Padre. A Jesús lo aclaman mientras entra y es esa misma muchedumbre la que va a decir crucifíquenlo (…) Algunos amamos al Señor y otros lo negamos; la gran pregunta es ¿En qué multitud estoy yo?”, recalcó.

Masalles invitó a los laicos a “estar siempre en guardia, atentos” y firmes en la fe a pesar de la “burla, rechazo y ridiculización” de la que son víctimas los cristianos en todas partes del mundo.

La educación de los hijos fue otro de sus tópicos. “Los adolescentes vinieron al mundo para servir y no para ser servidos; es importante que los jóvenes no sean carga sino que hagan más llevadera la carga de sus padres”.

Con esta celebración eucarística, los católicos dominicanos y de otras partes del mundo se preparan para conmemorar lo que tradicionalmente se conoce como la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, en los próximos días jueves, viernes y sábado santos.

Ya el domingo, se celebra la pascua de resurección, que simboliza para los católicos el paso de la muerte en el pecado a la vida en Cristo.