El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, valoro positivamente la decisión del Consejo del Poder Judicial (CPJ) de ordenar una investigación de la juez que puso en libertad al regidor de Pedro Brand, acusado de dirigir una banda de sicarios y de lavado de activos.

El pasado 30 de octubre, la juez de la Cuarta Sala Penal del Distrito Nacional, Awilda Reyes Beltré, dispuso la puesta en libertad de Erickson de los Santos Solís (Ney), acusado de dirigir una banda de sicarios y de lavado de activos tras acoger una acción de hábeas corpus incoada por los abogados del acusado y declaró la prisión como "arbitraria e ilegal".

Ante la decisión judicial, el CPJ ordenó la apertura de un proceso de investigación a cargo de la magistrada "en su sesión celebrada el pasado lunes 2 de noviembre, a solicitud de su presidente, Mariano Germán Mejía", informó hoy la institución.

Esta es una decisión "importante" en opinión del procurador, que destacó que "contra el crimen organizado no puede haber ningún tipo de tolerancia, sea cual sea, corrupción, narcotráfico, trata de personas, tráfico de armas, y sea quien sea" el que comete cualquiera de estos delitos.

Por su parte, la magistrada Awilda Reyes Beltré, aseguró que, de momento, no ha recibido ninguna citación, pero que está abierta a someterse a cualquier investigación relacionada.

Desde el dictamen del viernes, la juez ha seguido desarrollado su trabajo con normalidad en las dependencias judiciales donde desempeña su labor, donde esta mañana aseguró que ha sabido de la decisión del CPJ a través de los medios de comunicación.

La investigación ha generado diferentes reacciones entre los abogados del Distrito Nacional, que en algunos casos temen que esta decisión pueda desencadenar una caza de brujas, mientras que otros creen que la rendición de cuentas es una obligación para cualquier funcionario público.