El procurador general, Francisco Domínguez Brito, calificó de "altamente preocupante", la libertad pura y simple concedida a cinco imputados de nacionalidad venezolana, a quienes les fueron ocupados unos 359 kilos de sustancias controladas, por una jueza interina de la Oficina de Atención Permanente de La Romana, contra quienes el Ministerio Público había pedido prisión preventiva.

"Manifiesto una vez más mi preocupación con este tipo de decisiones, con las cuales solo se le hace daño a todo el sistema de justicia dominicano y se fomenta la impunidad en los casos de crimen organizado, sobre todo, se ha sido complaciente y extremadamente laxos, con estos integrantes de una red de narcotráfico internacional, que ha estado utilizando a República Dominicana como puente, para enviar drogas a otros países", expresó Domínguez Brito en referencia a la decisión de la jueza Aristida Mercedes.

El Máximo Representante del Ministerio Público, tras destacar el trabajo de inteligencia realizado por la Dirección Nacional de Control de Drogas y la Dirección Nacional de Investigaciones, aseguró que "eso no puede quedarse así, por lo que haremos todo lo posible dentro del marco de la ley, para evitar que los favorecidos con la decisión, escapen de la justicia".

Los imputados son los venezolanos Carlos Justiniano, de 55 años; Jorge Henríquez, de 44; Gregory Frías, de 23; Gerardo Díaz, de 38, y Jean Carlos Díaz, de 35 años, quienes fueron apresados en flagrante delito durante una operación que las autoridades de investigación daban seguimiento, fruto de la cual se encontraron la cantidad citada de droga en el interior de un avión Cessna en el que presuntamente volaron desde Barquisimeto (Venezuela), hasta La Romana.