El pueblo dominicano está mayoritariamente en contra del aborto y del matrimonio homosexual, según se desprende de la última entrega del estudio de Opinión Pública de la Consultoría Interdisciplinaria en Desarrollo, CID Latinoamérica.

Elaborada sobre una muestra de 1.204 adultos de 18 años en adelante de todo el país, el sondeo revela que si una mujer es violada y queda embarazada, el 66 por ciento de los dominicanos no es partidario de interrumpir el embarazo, frente al 32 por ciento que sí lo es, mientras que el dos por ciento que no se pronuncia.

Si la vida de la madre estuviese en peligro, el 77 por ciento sí se muestra de acuerdo con abortar, un 22 por ciento se mantiene en contra, y el 2 por ciento no contesta; si la interrupción del embarazo se produjese por razones propias, la oposición sube hasta el 82 por ciento, solo el 18 lo aprueba, y el uno por ciento se mantiene indiferente.

En cuanto al matrimonio homosexual, el 78 por ciento de la población está en contra, el 18 a favor, y el 4 por ciento restante no se pronuncia al respecto.

El uso de la marihuana con fines medicinales es aprobado por el 44 por ciento de los ciudadanos, en especial aquellos menores de 40 años de edad, pero el 53 por ciento se muestra en contra, mientras que el tres por ciento restante no se pronuncia la respecto.

Otra de las cuestiones abordadas se refiere a las consecuencias de la sequía que sufre el país, en concreto, sobre el número de horas al día que los ciudadanos han estado recibiendo agua en su casa en el último mes y, según las respuestas obtenidas, el 65 por ciento de la población ha gozado de suministro durante menos de ocho horas diarias.

El 11 por ciento recibe agua de 8 a 16 horas diarias, el ocho por ciento tiene suministro al menos 16 horas, en el 23 por ciento de los casos nunca falta, y un tres por ciento no sabe o no contesta a esta cuestión.

En lo relativo al desempeño de los funcionarios públicos, el 60 por ciento de los dominicanos creen que trabajan mucho, frente a un 36 por ciento que los consideran unos “haraganes”, cifras que, según el estudio, son reflejo de la buena percepción que hay de la labor que desarrolla el presidente Medina.

Las relaciones con Haití también son parte del análisis, y revela que el 77 por ciento de los dominicanos, están de acuerdo o muy de acuerdo con la afirmación de que el gobierno haitiano ha desarrollado una campaña internacional de descrédito en contra del país; un 17 por ciento está en desacuerdo, o muy en desacuerdo, y un seis por ciento no se pronuncia en este sentido.

Independientemente del lugar donde se vive o el nivel educativo, el 83 por ciento de los ciudadanos está de acuerdo o muy de acuerdo con la deportación de haitianos en situación irregular en territorio dominicano, mientras que el 16 por ciento se muestra en contra o muy en contra.

Por último, y en relación a los problemas que los transportistas dominicanos encuentran en la frontera con Haití para introducir mercancías en el país vecino, el 39 por ciento cree que a la solución al problema de los camioneros y plataneros en la zona fronteriza sería entregar las mercancías en la misma frontera.

Un 28 por ciento de encuestados aboga por seguir entregando los productos hasta su destino en Haití, un 26 por ciento cree que se debe compartir el transporte con los camioneros y plataneros haitianos, mientras que el ocho por ciento restante no sabe o no contesta.

Realizado en la República Dominicana del 12 al 19 de septiembre, este es el análisis número 37 de la serie iniciada en el país en octubre del 2003, y forma parte de las investigaciones que se llevan a cabo en Centroamérica y el Caribe desde hace 38 años por parte de la corporación CID Gallup Latinoamérica.