El candidato favorito de los republicanos, Donald Trump, estuvo sorpresivamente en silencio por al menos media hora durante el tercer debate de su partido del miércoles 28 de octubre.

Asimismo, en un intento desesperado por salvar su candidatura a la Casa Blanca, Jeb Bush encaró a su rival Marco Rubio por el horario de trabajo de este último en el Senado. “El próximo debate será todo o nada para Bush”, dijo a Publimetro Jack A. Goldstone, académico de Políticas Públicas del Centro Woodrow Wilson, de Washington D.C.

¿Sobre qué discutieron los candidatos durante el último debate?
- Desafortunadamente, todavía tenemos demasiados candidatos que se pasan atacando a otros, más allá de entablar una discusión en materias políticas. Solo cuando un candidato emerja claramente sobre los demás, en los debates se tratarán temas importantes.

¿Quiénes fueron los ganadores de la noche?
- Marco Rubio y John Kasich: ambos demostradon que pueden ser inteligentes, expositores agresivos y conservadores fuertes. También Ted Cruz, quien ya está posicionado como favorito entre los conservadores, quien pareció un candidato atractivo en el escenario.

¿Cuál fue la pregunta ridícula con la que la CNBC atacó a los candidatos?
- Las preguntas ridículas fueron todas relacionadas con el “Fantasy Football”, un pasatiempo popular que está siendo amenazado por los impuestos, pero que afecta más fuertemente a la seguridad y prosperidad de Estados Unidos. Los candidatos inteligentes evitaron esta pregunta y fueron hacia tópicos más interesantes.

El ataque generalizado contra Trump ¿tuvo éxito?
- A diferencia de otros debates, Trump no fue la estrella. Pero hizo lo suficiente como para mantenerse como un candidato serio. Brilló menos principalmente porque otros candidatos parecieron mejor preparados que antes, y aquellos, como Rubio, quienes mostraron ingenio y mucha energía se vieron como fuertes rivales para Trump.

¿Cuáles son las perspectivas para Jeb Bush después de este debate?
- La mayoría de los espectadores estuvieron de acuerdo en que Bush fue el gran perdedor del debate. No pudo darle atención a sus planes para Estados Unidos, y el ataque que hizo a Rubio falló estrepitosamente, y le dio la oportunidad a Rubio de brillar.

¿Qué es lo que viene?
- El próximo debate va a ser el todo o nada para Bush; sin una presentación fuerte, los que lo apoyan van a apoyar a Kasich o a Rubio como candidatos. Para los independientes y los del “Tea Party” (Trump, Carson y Cruz), su enfoque será en las primarias de Iowa y New Hampshire, que están lo suficientemente cerca como para empezar a planear viajes y auspicios. Para cuando haya concluido el siguiente debate, vamos a haber bajado a seis o siete candidatos, y entonces los resultados de las primarias van a reducir ese campo.

Es posible que los republicanos sigan peleándose entre ellos y gastando sus fondos y su energía a lo largo de la campaña por las primarias, en las que la debilidad mostrada por Jeb Bush ha abierto un camino hacia una competencia entre los candidatos de los partidos y los independientes.