Un artista diseñó la lápida de Donald Trump y la exhibe en un museo con un solo objetivo: llamar a la reflexión sobre el posible legado del empresario