Un niño dejó de respirar y sus padres desesperados no sabían cómo ayudarlo. Fue gracias a la rápida acción de un policía que esta historia finalizó feliz