La explosión de un autobús de la policía en Estambul, Turquía, dejó ayer a siete agentes y cuatro civiles muertos. Como se informó, 36 personas resultaron heridas. Ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad del ataque, sin embargo el gobierno local culpa a militantes kurdos, que han participado en acciones terroristas anteriores contra las fuerzas de seguridad. El incidente ha ocurrido cerca del histórico barrio de la ciudad de la plaza de Beyazit, una importante atracción turística, y un edificio de la Universidad de Estambul. Jonathan Leader Maynard, investigador asociado en la Universidad de Oxford, Reino Unido, da su visión a Metro.

¿Quién podría estar detrás de estos ataques?

Los grupos más propensos a organizar un ataque de ese tipo son el proscrito Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK), el Estado islámico, o una rama de una de las dos organizaciones. Todos ellos han organizado ataques contra objetivos turcos en los últimos años. No me gustaría ofrecer alguna sugerencia más específica en esta etapa, cuando la información es tan limitada. El gobierno turco ha señalado rápidamente con el dedo a militantes kurdos, pero esto es una respuesta común y deberá considerarse con cierta cautela hasta que surja información más clara.

¿Qué tan vulnerable es Turquía?

Turquía es relativamente vulnerable al terrorismo en comparación con otros estados europeos. Está más cerca de los focos realmente extremos del terrorismo en Siria e Irak, y está luchando por hacer frente al impacto de más de dos millones de refugiados de Siria (aunque hay que destacar que los propios refugiados son casi totalmente inocentes y están en grave necesidad de ayuda, y no una amenaza para la seguridad). Sin embargo, es importante no exagerar la amenaza del terrorismo –en Turquía o en otras partes de Europa y Occidente–. Más del 80 % de las muertes por terrorismo se producen en cinco países: Irak, Siria, Afganistán, Pakistán y Nigeria. Turquía está mucho menos expuesta al terrorismo a gran escala que estos estados.

¿Deberíamos evitar visitar este país durante el conflicto, de todos modos?

No. Los riesgos de terrorismo contra cualquier individuo en Turquía son extremadamente bajos, como lo son en la mayoría de los otros estados en el mundo. Uno tiene mucho más probabilidades de morir en un accidente automovilístico u homicidio doméstico en cualquier país europeo que por el terrorismo en Turquía. A la luz de la amenaza global del terrorismo, todas las personas tienen que mostrar cautela y buen sentido, pero esto se debe sobre exagerar la amenaza del terrorismo. El terrorismo como estrategia se basa en el miedo, y caer en el miedo sólo ayuda a las actividades terroristas.

Pero ya ha habido tres grandes ataques contra Turquía este año. ¿No es demasiado?

Al igual que en el resto del mundo, el terrorismo no es una amenaza que puede ser reducida a cero. El terrorismo es el asesinato políticamente motivado, y no se puede eliminar por completo, como el asesinato convencional u otras formas de delincuencia. Los ataques serán mucho menos probables si Turquía reinicia un proceso no violento de paz en lo que respecta a las demandas de los grupos políticos kurdos que se oponen al Gobierno, y si las potencias internacionales pueden restaurar algún nivel de gobierno en Siria y al oeste de Irak.

¿Qué debería hacer el gobierno turco para proteger a sus ciudadanos?

Se necesitan mejoras constantes en las medidas de seguridad en Turquía como en la mayoría de los estados, pero las acciones más beneficiosas que Turquía podría tomar es en la reanudación significativa de un proceso político de paz con los grupos del PKK y prokurdos en Turquía. La decisión del gobierno turco de responder utilizando fuerza militar considerable en el último año ha impuesto un inmenso costo humano de turcos y kurdos por igual, y no logró mejorar la situación de seguridad. Una amplia cooperación con los aliados de Turquía para producir una solución política al conflicto en Siria es también vital.

La Unión Europea dice que apoya a Turquía después de una explosión en la hora pico. ¿Cómo podría ser de ayuda la UE para el país?

La UE y Turquía se dedican a diversas formas de cooperación en seguridad, y podrían hacerlo de manera más extensa –las relaciones entre los dos países se han debilitado en los últimos años a la luz de la preocupación europea por la disminución de los estándares de derechos humanos y las instituciones democráticas en Turquía, y la frustración turca en la hostilidad de la UE para ayudar con la crisis de refugiados–. En términos más generales, sin embargo, la UE debería seguir apoyando y también presionando a Turquía por las contribuciones políticas constructivas al problema kurdo, en Siria, e Irak.

¿Qué hay que esperar en el futuro?

Dudo que este será el último ataque terrorista en Turquía, pero la tendencia esencial de los acontecimientos futuros dependerá de avances más amplios hacia la estabilización política en el Oriente Medio en su totalidad, y en particular, de la elección estratégica del gobierno turco para hacer frente a la disidencia interna, tanto sobre la cuestión kurda como de otros. Erdogan, el presidente turco, ha mostrado una considerable capacidad de pragmatismo en el pasado para responder a los desafíos claves para Turquía. Pero también ha mostrado un autoritarismo creciente en el trato con los retos políticos internos. Es improbable que esto ayude con la seguridad de Turquía, si continúa.

Ataques de este año en Turquía

Marzo de 2016: 4 muertos en un ataque suicida en Estambul.

35 personas asesinadas por militantes kurdos en la capital turca de Ankara

Febrero de 2016: 28 muertos en un convoy militar en Ankara.

Enero de 2016: 12 turistas alemanes muertos en un supuesto atentado suicida IS en Estambul.