Un total de 575 réplicas se han registrado desde la noche del sábado pasado, cuando un terremoto de magnitud 7.8 sacudió el norte de la costa de Ecuador y causó la muerte de 525 personas y más de 5,700 heridos.

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional indicó que, a algo más de 93 horas del sismo principal, las réplicas han sido de distintas magnitudes, aunque la más fuerte ocurrió la madrugada de ayer, con 6.3 grados en la escala de Richter.

Una fuente del IG precisó que esa réplica tuvo lugar a las 03:35 de la tarde, hora local, dos minutos más tarde de otra que alcanzó los 6.1.

Ambos sismos se ubicaron frente a la costa del balneario de Muisne, en la provincia costera de Esmeraldas, vecina de la de Manabí que ha sido la más afectada por el terremoto.

La fuente aseguró que este comportamiento de frecuentes réplicas seguramente se mantendrá por algunos días y no descartó que varias puedan alcanzar o superar ligeramente magnitudes de 6.
Algunos de esos movimientos se hicieron sentir también en Quito, a unos 160 kilómetros al este de la zona epicentral del terremoto, sobre todo en edificios altos.

Rumor sobre niños huérfanos alarmó a Cuenca

Como en todo tipo de tragedia de este tipo, el rumor, fruto de la desinformación o del nerviosismo colectivo, se ha apoderado de una parte de la población.

“Estamos hablando de menores de edad que han perdido a sus seres queridos y no se los puede movilizar a cualquier ciudad, son pequeños inocentes y no juguetes”, fueron las palabras de Juanita Bersosa, coordinadora zonal 6 del Ministerio de Inclusión Social, luego de que realizara el debido monitoreo de la información que se generó la noche del 19 de abril, donde se dijo a través de las redes sociales que un total de 80 niños y adolescentes quedaron huérfanos tras el terremoto ocurrido en las costas del país llegarían a Cuenca.

Y es que esta información que circuló a través de las distintas redes sociales alarmó a la ciudadanía. Las personas se movilizaron hasta un conocido club de la urbe para dejar sus donaciones a los menores; sin embargo, la información no provino de fuente oficial.

La autoridad señaló que se tomarán las debidas acciones legales, ya que solo entidades oficiales son las encargadas de recibir y brindar el acompañamiento debido a menores que lo han perdido todo.

Bersosa también indicó que se mantuvo una reunión con los generadores de este audio, donde se solicitaba ayuda para los menores, con el afán de llegar hasta la persona que les solicitó el albergue para los menores.

Además se dio a conocer que las vías de acceso a la ciudad y la provincia se encontrarán monitoreadas los siete días de la semana durante 24 horas del día con la finalidad de evitar que niños sean trasladados a hogares o centros que no poseen autorización alguna para brindar este tipo de atención.