Aunque es a principio del próximo año cuando la Junta Central Electoral (JCE) dará luz verde para iniciar las campañas electorales, el miembro titular de la entidad Eddy Olivares Ortega solicitó a través del secretario general de la entidad, Hilario Espiñeira Ceballos, “que se dicte y publique la Proclama Electoral para las elecciones ordinarias generales presidenciales, congresuales y municipales del 15 de mayo del 2016” a partir del 15 de diciembre.

Mediante la misiva, pidió incluir en la agenda de la próxima sesión ordinaria del Pleno un punto para conocer la aprobación de la proclama de la campaña electoral.

Los artículos 87 y 88 de la Ley Electoral, 275-97, otorgan a la JCE la potestad para declarar abierta la campaña con una proclama emitida en un plazo no menor de 90 días antes de las votaciones.

Argumentos

Olivares expuso las motivaciones que lo llevaron a hacer ese planteamiento, entre las que destaca no estar de acuerdo con una propuesta aprobada el pasado 20 de octubre, la cual, según escribió, establece que “independientemente de la profusión de publicidad, propaganda y activismos proselitistas de los partidos, no se ha iniciado el período electoral, ni mucho menos la campaña electoral”.  

Destacó que “a pesar de reconocer la existencia de una campaña electoral a destiempo, el órgano electoral se declaró incapaz de poder tomar medidas para prevenir e impedir que los partidos y sus candidatos puedan hacer uso indebido de los bienes públicos antes de la proclama electoral”.

Olivares propone 14 medidas que se deben tomar a partir de la proclama electoral, las cuales giran en torno a prohibir que los candidatos hagan campaña en actividades públicas, impedir que utilicen los recursos del Estado para los actos proselitistas y “prohibir la participación de los funcionarios públicos que hayan sido proclamados como candidatos, incluido el presidente de la República, en las inauguraciones de obras públicas del Gobierno Central y de los ayuntamientos, hasta después del 15 de mayo del 2016”.

La propuesta abre varias interrogantes sobre la capacidad de la JCE para hacer cumplir a cabalidad estas medidas, los métodos que  utilizaría para dar seguimiento a las actividades oficiales y de campaña y si significaría un aumento en sus gastos.

Navidad con Bandereos

La fecha propuesta por Olivares coincide con el cierre del plazo que ha determinado la JCE para que la población pueda adquirir la nueva cédula, imprescindible para sufragar en la elección de presidente de la República, legisladores y funcionarios municipales, el próximo año.

Pero coincide además con el pleno desarrollo de las actividades religiosas, festivas y comerciales por la Navidad y fin de año.

De modo que, de ser acogida su solicitud,  junto a los tarantines de frutas navideñas, los fuegos artificiales, luces y arbolitos, la llegada del 2016 podría estar marcada por una pizca de política.

Para la época, sobre todo en los años preelectorales, se ha hecho común que varios sectores soliciten a los partidos y sus candidatos la muy reclamada tregua política, a la que terminan accediendo al menos en el discurso.