Hillary Clinton se declaró candidata del Partido Demócrata a la presidencia por Estados Unidos el 7 de junio, convirtiéndose en la primera mujer en los 240 años de historia de ese país en representar a un importante partido político en la carrera por la Casa Blanca. Su rival, Bernie Sanders, ignoró el “victorioso hito” de la exsecretaria de Estado, prometiendo hacer campaña a través de la última primaria el próximo jueves en Washington, DC, antes de enfrentarse a Clinton, de 68 años, en la convención demócrata en Philadelphia. Fletcher McClellan, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Elizabethtown, Pensilvania, EE.UU., explica lo que esto podría significar para el futuro del país.

¿Ha hecho historia la victoria de Clinton?

Como dijo Clinton,  EE.UU. ha alcanzado un hito. Después de 225 años desde la fundación de los EE.UU., 168 años desde la Declaración de Seneca Falls para la igualdad de las mujeres, y casi 100 años después de que las mujeres obtuvieran el derecho al voto, un partido político está a punto de nombrar a una mujer para ser la presidenta de los Estados Unidos.

Aunque algunos podrían argumentar que la elección de Obama tuvo una mayor importancia simbólica, dado el legado de la esclavitud, la elección de Hillary Clinton no tendría menos importancia. Dado que otras líderes políticas fuertes femeninas tales como Margaret Thatcher en el Reino Unido y Ángela Merkel en Alemania han surgido en otros lugares, EE.UU. se estaría poniendo al día con el resto del mundo.

¿Por qué una mujer como presidenta es tan importante?

En cierto sentido, tener a una mujer como presidenta no haría mucha diferencia. El clima en Washington DC está dominado por un intenso partidismo que continuará independientemente de quién sea el presidente.

Pero por otro lado, la primera mujer presidenta servirá como un modelo a seguir para la mitad de la población de EE.UU. Por otra parte, los estudios muestran que cuando más mujeres llegan a cargos más altos, la agenda política se desplaza más hacia temas relacionados con el bienestar social y las familias. Por último, el próximo presidente tendrá la oportunidad de cambiar el equilibrio de poder en el Tribunal Supremo de EE.UU., y si ese presidente es una mujer, la política legal podría cambiar hacia políticas que afectan a las mujeres, tales como la libertad reproductiva.

¿Por qué Sanders se niega a dejar la carrera?

En pocas palabras a un nivel humano, es difícil para cualquier candidato a admitir la derrota después de luchar durante más de un año, ganando los votos de millones de seguidores, e influyendo profundamente en la dirección de un partido político. Más allá de eso, la candidatura de Sanders se ha transformado de una campaña para la nominación a un movimiento social y político de un partido. Él tiene la oportunidad de influir en la política y el gobierno durante y después de la elección presidencial, y él quiere maximizar su apalancamiento. Él quiere concesiones por parte de Clinton en la plataforma del Partido Demócrata, reformas en el proceso de nominación del partido, e incluso en la selección vicepresidencial. Depende de la campaña de Clinton responder positivamente a las demandas de Sanders si quieren su apoyo entusiasta y el de su coalición liberal, predominantemente joven.

¿Cómo ha incidido Sanders en la carrera presidencial?

La presión de Sanders ha hecho a Clinton moverse hacia la izquierda en temas como el salario mínimo, hacer que Obamacare sea un vehículo para el acceso universal a la atención sanitaria, regular los grandes bancos de Wall Street y de forma más rigurosa, y ser más escéptica ante los acuerdos de libre comercio. Sus seguidores más jóvenes están preocupados por los puestos de trabajo, los crecientes costos de la universidad, y la espiral de la deuda estudiantil, y Clinton tendrá que responder con más fuerza a estos problemas. Al final, creo que la gran mayoría de los seguidores de Sanders apoyará a Clinton, si no por otra razón que la de sacar a Donald Trump. Su programa nativista (algunos dirían racista y sexista) va en la dirección contraria a las posiciones socialmente liberales de los votantes de tanto Clinton y Sanders.

¿Qué podría significar el respaldo de Obama a Clinton?

Ayudaría a unificar al Partido Demócrata, poniendo una enorme presión sobre Sanders para abandonar y endosar a Clinton. Ella tendría el respaldo de una de las dos campañas con más talento y recaudación de fondos en la historia política moderna (la otra es la de su marido). Obama va a ayudar a activar la coalición que lo eligió dos veces, ayudando a Clinton sobre todo con las minorías y los jóvenes. Y, a través de sus acciones como presidente en cuestiones tales como el cambio climático, la no proliferación nuclear y la desigualdad de ingresos, le ayudará a establecer la agenda para los próximos cuatro años.

¿Qué debilidades tiene la campaña de Clinton?

En primer lugar, hay una tendencia general a que el electorado estadounidense busque un cambio del partido que ha controlado la Casa Blanca durante dos mandatos. Ella tiene que presentarse como un candidato del cambio, mientras que al mismo tiempo haga la promesa de construir sobre el legado de Obama. Eso es muy difícil de hacer. Por otra parte, existe la posibilidad, aunque poco probable, de que Donald Trump vaya a transformarse en un candidato no amenazante,  disciplinado, y más formidable. Eso significa que Clinton tendría que proporcionar razones para que los electores voten por ella, en lugar de votar en contra de Trump.

En segundo lugar, ella está a la merced de los acontecimientos y tendencias. Si la economía entra en una recesión o un ataque terrorista ocurre, los votantes tienden a culpar al partido en el poder. Ella es personalmente vulnerables a los resultados negativos de las investigaciones sobre sus cuentas de correo electrónico. En tercer lugar, ella no es la campaña más fuerte, aunque sus discursos recientes que cuestionan la idoneidad de Trump para servir como comandante en jefe la está mejorando. Los próximos debates presidenciales con Trump serán los eventos más vistos en la historia de la televisión, tal vez superando las clasificaciones del Super Bowl, y ella debe funcionar bien.

¿Qué podemos esperar de la carrera presidencial de EE.UU.?

En el lado demócrata, la pregunta será en qué condiciones puede ser inducido Sanders para lanzar su más sincero apoyo a Clinton. Para los republicanos, las cuestiones son si Trump puede disciplinarse para evitar declaraciones perjudiciales, construir una fuerte organización nacional a su campaña, y cambiar el enfoque a Clinton.

Ambas campañas intentarán construir la unidad del partido a fin de alcanzar exitosas convenciones nacionales de los partidos a finales de julio. Además, la atención se dirigirá a quienes Clinton y Trump elegirán como sus compañeros de fórmula a la vicepresidencia, y si sus opciones le proporcionarán ayuda política para conseguir votos.