El Ministerio de Salud aseguró ayer que mantiene una “estrecha vigilancia, control y monitoreo” de los centros y profesionales de la salud que se dedican a la cirugía plática para evitar eventualidades.

Un informe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos advirtió la semana pasada sobre los riesgos del turismo médico, citando que una veintena de personas sufrieron complicaciones tras realizarse procedimientos de cirugía plástica en República Dominicana.

A través de un comunicado, Salud Pública precisó que estas denuncias, en total 23, datan de 2013.

En ese sentido, pidió a las personas interesados en realizarse alguna cirugía plástica comprobar previamente si el centro o el médico cuentan con el permiso de habilitación y el aval técnico y profesional para garantizarle una cirugía segura.

El Ministerio de Salud informó que recientemente clausuró varios establecimientos de salud, en la capital y las provincias de Santiago, San Francisco de Macorís y La Romana, tras comprobarse en algunos casos que operaban sin licencia y en otros por malas prácticas médicas y negligencias que causaron daños a terceros.

Entre las medidas adoptadas por el Ministerio figuran el fortalecimiento de los mecanismos regulatorios con orientación a que los centros de salud y los médicos realicen procedimientos revestidos de la debida la seguridad e inocuidad para los pacientes, polo cual emitió los protocolos de atención y una resolución que regula el ejercicio de los cirujanos plásticos y reconstructivos.