Un niño de nueve años decidió iniciar un negocio propio con el objetivo de realizar una inversión muy especial.

Tristan Jacobson abrió un puesto de limonadas con el que ayudaría a recaudar dinero para pagar su propia adopción. Hace cuatro años su madre biológica lo dejó en la puerta de un refugio de Missouri, Estados Unidos, debido a problemas económicos y de drogadicción.

Fue entonces que la Policía contactó a Donnie Davis, la exmujer de su padre biológico, quien había sido arrestado por posesión de armas de fuego. Desde entonces, Davis ha estado al cuidado del pequeño.

Jacobson siempre ha deseado que Davis lo adopte. Sin embargo, eso no se ha podido debido a que ella no tiene los recursos. Así que la semana pasada, el niño abrió un puesto de limonada para recaudar dinero.

La historia se hizo tan viral que logró recaudar dinero suficiente.