El presidente de la Sociedad Dominicana de Gastroenterología, Luis Pérez Méndez, informó  de que el uno por ciento de la población dominicana padece de hepatitis C y el 3 por ciento hepatitis B, según estadísticas extrapoladas de la incidencia de la enfermedad a nivel mundial.

Con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial de la Hepatitis, declarado por la Organización Mundial de Salud (OMS), el especialista llamó a la población a tomar medidas para evitar el contagio de los distintos tipos de hepatitis, al participar en un evento organizado la entidad que preside.

Las hepatitis víricas son infecciones que comprenden las hepatitis A, B, C, D y E, lo cual deja serias secuelas en el hígado, resultado de un proceso necro-inflamatorio que ocasiona un cuadro de expresividad clínica.

"Cabe señalar que los virus hepatitis B y C son los que permanecen en el tiempo, haciéndose crónicos en el ser humano y siendo capaces de provocar en su evolución cirrosis hepática e, incluso, carcinoma hepatocelular", aunque la hepatitis B se puede prevenir con vacunas, señaló.

En materia de prevención instó a quienes recibirán transfusiones de sangre a cerciorarse que se trata de sangre segura de centros habilitados por el ministerio de Salud Pública; asimismo, recomendó evitar las agujas y rasuradoras contaminadas, así como las drogas intravenosas y conminó a tener relaciones sociales seguras.

"Es importante concienciar a la población acerca de la prevención, riesgos, el sometimiento a pruebas de detección y las opciones de tratamiento disponibles, debido a que la sangre contaminada, intercambio de jeringas, y otras acciones constituyen la vía de transmisión", destacó.

"Hacemos un llamado a la población dominicana a seguir las medidas preventivas recomendadas por los médicos especialistas y acudir a la consulta del gastroenterólogo en caso de síntomas en hepatitis", dijo el gastroenterólogo.

En República Dominicana no existen estadísticas propias sobre la enfermedad, sino que se toman de la incidencia a nivel mundial, que revelan que alrededor de 780,000 personas mueren cada año a causa de infección por Hepatitis B, a pesar de la existencia de que la vacuna protege contra el virus de por vida.

Unos 180 millones de personas resultan afectadas por el virus de la hepatitis C y unas 500,000 personas mueren cada año por enfermedades hepáticas relacionadas con la hepatitis C, para la cual aún no existe vacuna de prevención.